Los disturbios y la defensa charrúa fueron demasiado para el colombiano Atlético Nacional, que no logró pasar del 0-0 este miércoles en su partido de la cuarta fecha del Grupo F de la Copa Libertadores 2021 ante Nacional de Uruguay.

El juego se retrasó una hora por las protestas que sacuden a Colombia desde hace dos semanas. Las manifestaciones dificultaron la llegada de los equipos al estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira, donde el ‘verdolaga’ fue local por reparaciones en su estadio.

De hecho, y debido a las protestas, Nacional no tenía intenciones de salir de su hotel para disputar el partido, pero Atlético Nacional llegó al estadio y amenazó con presentarse a jugar.

La policía antidisturbios fue desplegada para asegurar la llegada de los equipos al estadio, pero la polémica continuó en el campo de juego, ya que los jugadores discutieron desde antes del pitazo y saltaron a la cancha con los ánimos calientes.

Antes del sorteo se vio como Gonzalo Bergessio le pidió más empatía a Sebastián Gómez, capitán de Atlético Nacional.

“Necesitamos más empatía de parte de ellos… somos todos compañeros, todos jugadores de fútbol”,
dijo, ante el silencio de Gómez.

El árbitro peruano Diego Haro amonestó a tres jugadores en la primera parte y el mediocampista del ‘bolso’ Felipe Carballo salió lesionado tras estrellarse con el colombiano Sebastián Gómez disputando un balón aéreo.

El juego fue la cara opuesta del duelo de ida, en el que uruguayos y colombianos intercambiaron goles en un vibrante 4-4.

Tras el descanso, y presionado por la victoria de Católica ante Argentinos, el ‘verde paisa’ salió con más decisión. Pero la noche no estaba dada para el juego de pases que agrada a los colombianos.

El juego brusco no cesó y los jugadores Camilo Cándido y Felipe Carballo fueron expulsados en el conjunto uruguayo, este último por protestar desde el banco.

Con un jugador más en la cancha Nacional presionó y casi ve la recompensa. Faltando dos minutos para completar el tiempo reglamentario el atacante uruguayo Jonatan Álvez infló la red con derechazo, pero el gol fue anulado por una falta previa.

En los descuentos el ‘verdolaga’ asedió con una seguidilla de tiros de esquina. Pero la suerte le negó el gol a Perlaza, quien pescó un rebote en el área pero disparó justo al lugar donde se encontraba el golero Sergio Rochet.

Los equipos se fueron a los vestuarios de la misma forma en que llegaron al campo: entre gritos y empujones.