Tras el comentado momento emocional que vivió Gaspar Rivas durante un despacho en Mucho Gusto, el parlamentario se refirió a la situación y reparó el odio que recibe a través de redes sociales.

La mañana de este viernes, el diputado Gaspar Rivas vivió un complicado momento durante un despacho con Mucho Gusto. El parlamentario sufrió lo que pareció ser una crisis emocional y los conductores del matinal prefirieron cortar la comunicación, ya que “no se encontraba en condiciones”.

Rivas había comenzado a llorar en pantalla mientras hablaba sobre la delincuencia que actualmente enfrenta el país. El momento se hizo viral en redes y el diputado -del Partido de la Gente- no se quedó callado antes las críticas.

Fue a través de Twitter que comentó lo sucedido, acompañando su declaración con capturas de pantalla de algunos mensajes de odio que recibió tras su momento en TV. “Emocionarme al ver el sufrimiento de mi pueblo chileno jamás me avergonzará. Los que amamos Chile nos duele en el alma ver a nuestra patria hacerse pedazos”, aseguró.

A ello agregó que el odio que recibía en redes no era suficiente para detener sus convicciones. “¡Y no, los mensajes de odio de la ultraizquierda jamás me amedrentarán en mi lucha contra las lacras narco delincuentes!”, expresó en la red social.

¿Qué pasó con Gaspar Rivas en Mucho Gusto?

En concreto, el parlamentario sufrió una crisis emocional durante la transmisión en vivo, lo que llevó a los animadores a cortar la conversación e ir a comerciales.

“Quiero ser sincero, a mí me afecta ver como sufre mi pueblo, mi pueblo chileno está sufriendo, y nadie por la mierda (sic) hace nada, por eso tomé esta porquería (mostrando placa de Sheriff), como un símbolo de entender que necesitamos ley y orden”, indicó Rivas bastante intranquilo.

“Pero hoy la ley defiende a lacras delincuentes, y el orden es una risa, y me van a disculpar los señores Ominami y Ossandón (presentes en el estudio de Mega), pero ellos hablan de cosas intrascendentes. Qué importan Piñera, Boric, Ricardo Lagos, a mí me importa mi gente que se la están cagando, matando en la calle. Eso me duele”, agregó.

Tras esa intervención, José Antonio Neme y Soledad Onetto prefirieron ir a comerciales, invitando al legislador a tranquilizarse.