Después de poco más de dos meses al aire, Historias de Cuarentena se despidió de la pantalla con un final feliz.

La primera ficción chilena registrada íntegramente de manera remota y que tomó el pulso de la crisis sanitaria actual, ficcionando la realidad que se vive por estos días en Chile y el mundo, consiguió instalarse entre los programas más vistos de la TV y desató muchos comentarios.

En el capítulo final, pudimos ver cómo la enfermera Lorena (Paola Volpato) reflexiona sobre todo lo que ha pasado en el último tiempo y se atreve a invitar a tomar un café a su psicólogo Pablo (Francisco Melo).

“Hoy extraño tener un hombre a mi lado, un hombre que me guste para quererlo, para pelear a veces, para sentirme viva. La próxima vez que me sienta atraída por alguien, no inventaré excusas. La próxima vez que me sienta así, me voy a encargar de que lo sepa. Pablo, después de la pandemia, ¿te tomarías un café conmigo?”, preguntó a la mujer, a lo que él respondió que sí.

El equipo realizador de la apuesta quedó muy satisfecho con el resultado, así al menos lo aseguró Rodrigo Cuevas, guionista de la producción. “Fue un riesgo grande el que tomamos al hacer una serie como esta, una serie super visceral finalmente. Teníamos la inquietad de hacer algo para nuestra audiencia y de ser un aporte. Nos lanzamos en esta aventura, al punto de que muchas veces escribíamos el día antes de que saliera al aire el capítulo, o grabamos el mismo día en que se emitía”, afirmó a BioBioChile.

“Lograr todo eso ya es satisfactorio, además también de esa sensación de que fuimos un aporte y que logramos acompañar a nuestra audiencia, y que la gente se sintiera representada”, dijo. “En medio de todo lo trágico que ha sido todo esto, fue una buena experiencia”, añadió.

Asimismo, Cuevas también comentó que cuando el proyecto partió, nunca se tuvo claridad de cuánto iba a durar la serie. “El proyecto lo conversamos, se aprobó al otro día y en dos semanas estábamos al aire. No hubo una planificación muy estricta y nos fuimos adaptando a lo que iba pasando”, aseveró.

“Lo que sí nos pasó es que cuando estábamos al principio del proyecto y nos imaginábamos que íbamos a estar tres meses al aire, más o menos, pensamos que la pandemia ya iba a estar en franca retirada. Nunca nos imaginamos que se iba a sostener por tanto tiempo y en condiciones tan duras”, comentó.

Sobre una posible segunda temporada, Cuevas asegura que no se sabe. “En este minuto no lo sé porque todos estamos tomando decisiones con mucha incertidumbre y sin certeza de ningún tipo. Podría ser, pero no lo tengo claro. Este proyecto está tan linkeado con la realidad y la contingencia que va a depender mucho de lo que vaya pasando”, agregó.

El final

Según el guionista, la serie nunca quiso tocar el tema romántico como su objetivo final, sino que a través de la serie se fue dando una química natural entre los personajes de Volpato y Melo.

“Quisimos darle un mínimo de desarrollo a eso. Pero más importante que eso, para mí lo importante era el proceso que empezaron a vivir en términos generales, de cómo la pandemia te puede transformar, hacer lo que siempre quisiste hacer, dejar de huir de tus propias emociones. Ese viaje me parece más interesante que si una pareja se queda o no se queda junta”, cerró.

Recordemos que a través de una terapia on line, la serie tocó temas como el miedo, la ansiedad, la violencia intrafamiliar, la desigualdad e incluso la soledad de los adultos mayores.

En su elenco también tuvo a Héctor Noguera, Fernando Godoy, Carmen Disa Gutiérrez, Constanza Mackenna, Fernanda Ramírez, María Elena Duvauchelle, Max Salgado, Gonzalo Valenzuela, María Gracia Omegna, Mario Horton, Francisca Walker, Francisca Imboden, Simón Beltrán e Ingrid Cruz, entre otros.