Con más de 20 teleseries argentinas como actor y otras tantas obras de teatro, el trasandino Gustavo Bermúdez (Nano, Sheik, Somos familia), llegó a Chilevisión en 2017 para encabezar lo que sería el regreso del canal al mercado de las teleseries.

Con una crisis de la industria televisiva en ciernes y un desplome progresivo de las áreas dramáticas tradicionales (TVN y Canal 13), el ambicioso proyecto se fue retrasando semanas y después meses, hasta que finalmente debutará en pantalla este domingo a las 21:30 horas.

Se trata de Gemelas, adaptación chilena de la telenovela argentina Educando a Nina donde Bermúdez se involucró desde el casting hasta el corte final. “Es un proceso en el que estamos trabajando, todo un equipo, para poder llegar a los hogares y que la gente se sienta cómoda, en familia. Queremos ser un integrante más de la familia con el canal”, contó a BioBioChile.

La historia se centra en Luchita y Dominga (Paloma Moreno), dos gemelas separadas al nacer cuyas historias se cruzan luego que su padre (Julio Milostich) se percatara de la existencia de la primera gracias a una desafortunada aparición en TV.

(Pregunta): ¿Creyó alguna vez que el proyecto se cancelaba? ¿Perdió la paciencia con la postergación de Chilevisión?
(Respuesta): Nunca pensé que se caía. Aquí se trabaja muy conscientemente, es una gran empresa, que tiene permanentemente en cuenta el trabajo y la gente.

(P): ¿Cómo lo tranquilizaron?
(R): Con la verdad (ríe). Simple. Algo que a mí me caracteriza y que en el canal encaja es que siempre hay que ir con la verdad.

(P): ¿Valió la pena la espera después de ver el primer capítulo?
(R): Quedé conforme, tiene una calidad de serie y está muy bien lograda.

(P): ¿Se acerca Gemelas a una serie?
(R): Eso lo dirá la gente.

(P): Hay mucho mundo popular chileno. ¿Cómo fue acercarse desde su condición de extranjero a esos conflictos?
(R): No lo hago yo solo, hay un equipo de chilenos que son excelentes profesionales, donde los escucho y aprendo, nos comunicamos, y todos aportamos. A mí me gusta que sea un trabajo transversal.

(P): Parte de la audiencia ya la compara con “Amores de Mercado” por la similitud en el detalle de los hermanos gemelos y el tópico del “príncipe y el mendigo”…
(R): Está bien, todo es válido. Cualquier opinión es válida… Pero no tiene nada que ver. Es como decir que hay una historia de amor donde los protagonistas se odian entre dos familias, y decís: eso se hizo en el 1400 con Romeo y Julieta. En todas las historias hay cientos de historias semejantes. Pero no está basado en eso en absoluto. Es más, cuando la trajimos, yo no sabía de la existencia de Amores de Mercado. No la vi nunca… Conozco de su existencia porque es una teleserie muy exitosa, y lo celebro.

Gustavo Bermúdez
Gustavo Bermúdez | CHV

(P): ¿Qué aportará Gemelas a la oferta de teleseries chilenas en pantalla?
(R): La gente que se siente a ver una hora de teleserie no se va a levantar de la silla, o del sillón donde la estén viendo, de la misma forma en que se sentaron. O por lo menos, con una sonrisa van a ver todo el capítulo; una emoción los va a transitar; algo les va a modificar el estado de ánimo. Ese es nuestro objetivo, que sientan que estuvieron ahí para cortar algunas emociones.

(P): ¿Cuál es su diagnóstico de la industria dramática local?
(R): La industria es muy buena… El 13 tiene ficción, TVN tiene ficción, Mega tiene ficción. Eso pasa en pocos lugares de Latinoamérica.

(P): Pero las áreas dramáticas cierran y las teleseries las escriben agencias de TV en coproducción con los canales…
(R): Pero se produce. El que termina produciendo es el canal, por más que haya una agencia. Es una industria que está viva. Eso hay que celebrarlo.