En aproximadamente dos semanas comenzará el encierro de los participantes de Resistiré, el nuevo reality de Mega, que también será emitido por MTV para Sudamérica y el Caribe y por TV Azteca para el mercado mexicano.

Laura Prieto, Ariel Levy, Carolina “Crespita” Rodríguez, el youtuber Felipe Urra (“El Fritanga”), el exminero Mario Sepúlveda, la modelo Ignacia Michelson y Rodrigo “Dino” Inostroza (amigo de Alexis Sánchez) son los primeros concursantes confirmados que tendrá el programa.

Lo lógica del reality, tal como indica su nombre, estará centrada en la resistencia a situaciones adversas: no habrán camas, tampoco agua caliente, los alimentos serán reducidos y operará la “reutilización”, las competencias implicarán esfuerzo físico y las grandes decisiones del “refugio” deberán ser tomadas en base a discusiones.

“El eje central es que los chicos no tengan las comunidades que han tenido en otros proyectos”, adelanta Matías Botto a BioBioChile, escenógrafo del “refugio”, el cual fue construido con materiales ecosustentables en un predio de 500 metros cuadrados en Calera de Tango.

“Es una mezcla entre casa okupa (y “casa estudio”). Queremos que la sensación sea que ha vivido gente antes, que es un lugar que tiene mucha historia”, agrega. Por lo mismo, las duchas funcionarán por un sistema de napas, desde donde tendrán que extraer el agua para depositarla a un estanque.

“Tendrán mil litros de agua para ocupar durante todo el encierro”, recalcó el productor ejecutivo de Resistiré, Ignacio Corvalán. “Van a tener que pedalear, habrán dos bicicletas, y llenar ese estanque (de agua) para poder ducharse. Va a ser fruto de ellos que tengan agua. Van a tener que preocuparse que haya personas encargadas de llenar todos los días eso”, agrega.

La cocina será a leña, los baños serán letrinas, electricidad prácticamente no habrá y las únicas comodidades a las que los concursantes tendrán acceso serán las que puedan “pagar” a través de un fondo monetario común, que será administrado bajo el criterio colectivo.

resistiré
Agencias Uno | Hans Scott

“La dinámica es bastante conflictiva, porque no deciden todos ni en conjunto, habrán diferentes diferencias en eso, y las comodidades se miden de distinta manera. El reto es ese. La casa no es áspera ni incómoda, es distinta. Está carente de camas, hay inmobiliario, pero les faltan partes, tendrán que arreglarlos. Desde la dirección de arte, la propuesta es esa”, apunta Botto.

El pozo común para comprar materiales será decreciente (“Como todos los sueldos en Chile”, bromea Botto), y girará en torno a las competencias. Algunas de estas se realizarán en las dependencias de Calera de Tango, en el mismo terreno donde alguna vez se grabó Pelotón. El premio total, será medio millón de dólares.

“La eliminación estará dada por las competencias… Acá nadie los obligó a entrar, y nadie los obligará a que se queden”, comenta Corvalán, quien asegura que el reality se extenderá sí o sí hasta julio. “No existe otra posibilidad que se alargue más”, acota.

“Este programa plantea un gran conflicto: los que quieren gastar la plata porque no les importa la plata y para quienes es muy importante. El premio es de todos”, comentó el productor ejecutivo, quien encabeza un equipo de 120 personas.