El cineasta interpuso un recurso de protección ante dos entidades. Los bancos respondieron asegurando que sus procesos se ajustaban a la ley.

Fue en agosto pasado que dos bancos informaron el cierre de las cuentas y servicios asociados a Nicolás López. Esto luego que fuera condenado por casos de abuso sexual. Recientemente, dos entidades bancarias defendieron la medida.

Se trata de Banco de Chile e Itaú, quienes debieron responder a un recurso de protección que la defensa de López había interpuesto ante la Corte de Apelaciones de Santiago.

Según detalló La Tercera, en ese entonces los abogados del director de cine indicaron que eso correspondía a una “vulneración grave sus derechos”, debido a que no había existido contacto previo.

Ante esto, las dos compañías expusieron sus puntos, defendiendo las decisiones que tomaron en torno a cuentas corrientes asociadas a López y otros servicios.

“Banco de Chile se encontraba facultado contractual y reglamentariamente para cerrar unilateralmente la cuenta corriente del recurrente y sus productos asociados, así como la cuenta corriente de la sociedad Producciones Dobleverso Limitada; encontrándose, además, estipulado y regulado el procedimiento aplicable para que esa decisión unilateral produzca todos sus efectos”, expresaron desde Banco de Chile.

Desde Itaú indicaron que el cierre de las cuentas “no constituye en la especie un acto arbitrario ni ilegal. No fue un acto espontáneo, veleidoso ni caprichoso. Al contrario, se trató de una decisión fundada en derecho, causada y responsable”.

Nicolás López y su condena pendiente

El pasado 16 de mayo, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Viña del Mar condenó a Nicolás López con 5 años y un día de presidio tras ser hallado culpable de dos delitos de abuso sexual.

Sin embargo, su defensa presentó un recurso de nulidad, que busca dejar sin efecto la sentencia de prisión en su contra. Así, el cineasta quedó bajo libertad mientras se tramita dicho recurso.

Para que la condena se cumpla, resta esperar a que se tramite el recurso de nulidad presentado por su defensa. Mientras tanto, el condenado estará en libertad, pese al requerimiento de la Fiscalía, que asegura que el director cuenta con el poder y el dinero para poder fugarse.