TV y Espect√°culo
Viernes 12 junio de 2020 | Publicado a las 12:13 · Actualizado a las 15:11
Viudo de Javiera Su√°rez recuerda el primer a√Īo de la muerte de su esposa con √≠ntima carta
visitas

Este 12 de junio se cumple un a√Īo de la muerte de Javiera Su√°rez, quien falleci√≥ tras a√Īos combatiendo un agresivo c√°ncer.

El marido de la periodista, Cristi√°n Arriagada, utiliz√≥ Instagram para recordar a su esposa y madre de su hijo, a trav√©s de una intima carta titulada: “Transiciones. Para mi Javiera”.

“Ha pasado un a√Īo desde que partiste. Hoy, m√°s que antes, entiendo que el amor trasciende a la persona f√≠sica del ser amado. El amor encuentra su significado m√°s profundo en su propio esp√≠ritu, en su yo √≠ntimo. Que est√©s o no presente, y a√ļn siquiera que no contin√ļes viviendo, al menos de manera f√≠sica, deja de ser importante. Tu esp√≠ritu, tu alegr√≠a, tu sonrisa, todo eso que me hace amarte, lo conservo muy dentro de m√≠‚ÄĚ, comenz√≥.

“Pasaron ya 12 meses, 4 estaciones, cada una con su propia celebraci√≥n y su respectiva melancol√≠a. Miles de momentos felices y otros tristes, algunos de ellos inesperados, como esa tristeza que te despierta temprano en la ma√Īana y decide acompa√Īarte el d√≠a entero. Completamos otra vuelta de la tierra, todo en la naturaleza sigue su curso, como haciendo caso omiso a que ya no est√©s aqu√≠ y que nosotros a√ļn no lo terminemos de entender”, a√Īadi√≥.

‚ÄúTodo este tiempo ha pasado y, ahora, sincr√≥nicamente un a√Īo despu√©s, la oportunidad de cambiarnos de casa, de dejar este hogar y empezar uno nuevo, parece un regalo; un regalo tuyo. Tomamos la decisi√≥n juntos, fuimos a ver la que ser√≠a nuestra nueva casa, cerca del colegio de Pedro para darle independencia y libertad. Me entusiasmaba la idea de darte un proyecto en el cual fijar tu mente y determinaci√≥n, para seguir as√≠ alargando este sue√Īo de vivir hasta los 80, construir juntos una vida y una familia‚ÄĚ, asegur√≥.

‚ÄúNo fue por falta de esfuerzo ni convicci√≥n, s√© que diste lo mejor de ti siempre y no te puedo pedir m√°s que eso. La vida lo quiso de otra forma y sigui√≥ en su misi√≥n de llevarte a otro lado, a otra dimensi√≥n a la que no tengo acceso; no te veo, no te escucho, pero te siento siempre cerca. Tu sonrisa, tu fuerza y tu fe inocente pero profunda, tu mensaje; todo eso est√° ac√° y se siente tan presente como siempre”, dijo.

“Miro por la ventana de nuestra pieza mientras suena esa canci√≥n de Jos√© Luis Perales que tanto te gustaba. Veo caer hojas oto√Īa¬≠les de colores desde los √°rboles del jard√≠n, cumpliendo su ciclo de vida y pasando a formar ahora parte de la tierra. Al mismo tiempo empiezan a florecer los primeros brotes de la camelia roja que adorna ajestuosamente el jard√≠n. No logro entender de inmediato si es azar o si la naturaleza me intenta compartir uno de sus secretos: no hay vida sin muerte, somos todos parte de este recambio c√≠clico sobre el que no tenemos ning√ļn control”, asever√≥.

“Camino por nuestra casa y en cada rinc√≥n hay un poco de ti; la cocina y esa mesa donde pod√≠as pasar el d√≠a viendo ideas y recetas para hacer, o puteando firme a alguna m√°quina que no te hac√≠a caso. El living y ese sill√≥n donde siempre me esperabas con Pedro cuando volv√≠a a casa de la cl√≠nica. El jard√≠n y los columpios donde parec√≠as una hermana de Pedro cada vez que se sub√≠an”, record√≥.

“Me voy de este lugar con la esperanza de cerrar una etapa. Me voy para obligarme a enfrentar y aceptar que ya no est√°s ac√°, al menos no de la forma a la que est√°bamos acostumbrados. Me voy con miedo de dejar esto atr√°s y perder lo poco material de ti que me queda, el olor de tu closet y tu pared con fotos de nosotros. Me voy de este lugar con pena por lo que significa en nuestras vidas y por los infinitos recuerdos que se quedar√°n ac√°”, continu√≥.

“Me voy agradecido de lo que vivimos, porque a pesar de que a√ļn no entiendo porque me dejaron a m√≠ ac√°, en el mundo de los vivos, me siento un poco m√°s preparado para enfrentar lo que
viene”, reconoci√≥.

“Me voy con alivio por no tener que lidiar m√°s con la realidad de que ya no est√©s, y que cada vez que abro la puerta de la casa o entro a nuestra pieza cruzo los dedos para que est√©s ah√≠ y todo esto no haya sido m√°s que un mal sue√Īo, una simple pesadilla”, a√Īadi√≥.

“Me voy porque me compromet√≠ contigo a seguir adelante y a acompa√Īar a Pedro en su vida todo lo que la m√≠a me lo permita. Igual que t√ļ, voy a tratar de dar lo mejor de m√≠. Me voy de este lugar porque es lo que puedo hacer, el tiempo y la realidad no las puedo cambiar”.

“Espero desde donde est√©s, nos acompa√Īes en esta nueva etapa, nos ayudes a hacerlo lo mejor posible. T√ļ vienes con nosotros, en nosotros. Ya no en el recuerdo de lugares, momentos ni cosas materiales, sino, en la conciencia de que, como la ca√≠da de las hojas y el nacimiento de las flores, tu muerte nos entrega vida a nosotros; no se me ocurre muestra de Amor m√°s grande que
esa”, finaliz√≥.

Tendencias Ahora