El lunes pasado Mega estrenó Historias de cuarentena, la primera ficción chilena registrada de forma remota. Los guiones están a cargo de Rodrigo Cuevas, y en sus capítulos se muestra cómo los chilenos conviven con la pandemia del Covid-19.

El hilo conductor de este experimental formato es Pablo Ortega (Francisco Melo), un psicólogo clínico que intenta ayudar a sus pacientes afectados por el miedo y la ansiedad que les genera la pandemia, mientras al mismo tiempo debe hacer frente a sus propios conflictos personales.

Uno de los actores que conforma el elenco es Héctor Noguera, quien a sus 82 años ha debido aprender a utilizar aplicaciones como Zoom.

“Me llevo muy mal con la tecnología, sólo la usaba para las cosas mínimas como WhatsApp, e-mail y videollamadas porque uno aprieta la camarita y chao”, comentó al respecto el intérprete en conversación con LUN.

“(Zoom) es bastante fácil, no es tan complicado. Me mandan el link por mail, lo aprieto y listo”, señala en relación a la aplicación, la cual aprendió a usar gracias a su esposa, Claudia Berger.

“Las primeras dos veces tuve algunos problemas, pero ahora ya no. Estamos recién aprendiendo, experimentándolo. A mi me gusta en el sentido en que veo que es una plataforma en la cual los actores podemos trabajar, podemos hacer teatro y televisión. Abre una posibilidad que hay que seguir explorando”, continuó.

En cuanto a la experiencia de actuar frente al computador, Noguera sostuvo: “Es curioso. He tenido que ir adaptándome. Todavía es rudimentario porque todo ocurre en primer plano, pero después supongo que se podrá ampliar. Me imagino que hay que ir investigando. Hay que empezar por algo. Peor es no hacer nada”.

Junto con precisar que bajo este formato es importante no exagerar las expresiones, el actor se mostró entusiasmado por la apuesta, añadiendo que le permite mantenerse activo.

Finalmente, en relación a las ventajas de actuar en este formato, el artista respondió: “La primera ventaja es que puedes ejercer tu profesión. Lo otro es que no tienes que trasladarte y tú mismo tienes que armar tu set y tu vestuario, cosas que antes hacían otros. Uno se arma su look y escenografía”.

“Ese es un trabajo nuevo para el actor y es interesante hacerlo. Yo traslado algún mueble, pongo alguna luz para que sea distinto a mi casa. Estoy un poco de tramoya, jajaja”, cerró.