TV y Espect√°culo
Para todos los gustos: 3 nuevas series feministas que toda mujer debería ver
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cada cierto tiempo la televisión nos regala series de calidad con alto nivel técnico y efectos especiales que ya se los querrían algunas películas. Y lo cierto es que logran su objetivo de mantenernos frente al televisor semana a semana, recaudando millones de dólares y elevados niveles de audiencia.

Sin embargo, en otra ocasiones aparecen programas que, sin mucho prepuesto pero con una historia interesante, logran poco a poco cautivar al p√ļblico y a la cr√≠tica especializada.

Esto pasa con The Bold Type, una nueva serie del canal norteamericano Freeform, la cual lleg√≥ para ocupar el espacio dejado por Pretty Little Liars. Aunque a primera vista parece ser una copia de El diablo se viste a la moda, la verdad que su trama es bastante m√°s interesante y apunta a directamente al p√ļblico millenial.

La serie se centra en tres j√≥venes amigas que trabajan en una revista de moda inspirada en Cosmopolitan. Jane (Katie Stevens) una redactora novata cuyo √ļnico objetivo es ganarse un lugar en la publicaci√≥n y el respeto de su editora en jefe, quien a pesar de su cuidada imagen, poco se parece a Miranda Prestley. (volveremos a ella m√°s adelante).

"#TheBoldType is the best surprise of the TV year so far." Watch all new episodes Tuesdays at 9/8c on @Freeform.

A post shared by The Bold Type (@theboldtypetv) on

Junto a Jane est√°n Sutton (Meghann Fahy), una asistente que se debate entre mantener su puesto o perseguir su sue√Īo de tener una carrera al mundo de la moda; y Kat, la atrevida directora de redes sociales de la revista, quien comienza a explorar su bisexualidad al lado de una artista gay musulmana.

Pero más allá de los temas propios que de una dramedia (ficción que mezcla el drama y la comedia), la serie aborda temas actuales y contingentes para los millenials como el bullying y los trolls de redes sociales, la censura en Instagram y el miedo al cáncer de mamas. Sin dejar de lado otros temas como el empoderamiento femenino, los problemas para ascender en un lugar de trabajo y hasta la dificultad para tener orgasmos.

La serie también elimina el estereotipo de las envidias y los malos tratos entre colegas, reemplazándolo por lazos de amistad y apoyo entre mujeres.

A todo esto se suma, como ya dijimos, la renovada figura de la editora de redacción la que a pesar de ser intimidante por su puesto, muestra empatía por sus subalternas, estando siempre de su lado para defenderlas o aconsejarlas, y convertirse en la mentora exigente que saca lo mejor de ellas.

Unleash holy hell on anybody that tries to hold you back. #TheBoldType Music: "Spirits" by @thestrumbellas

A post shared by The Bold Type (@theboldtypetv) on

“No es una perra, y no es dura, y empuja a sus empleados a ser lo mejor”, se√Īal√≥ a TV Guide la productora ejecutiva del programa Sarah Watson. “Ese es el tipo de mentor que he tenido la suerte de tener, y ese es el tipo de mentor que no vemos a menudo en la televisi√≥n. No tienes que ser mala, y no tienes que estar maltratando a las mujeres a su alrededor para tener √©xito “, agreg√≥.

“Normalmente cuando ves a las mujeres de poder [en la TV], si no son unas perras, entonces est√°n realmente rotas”, afirma Hardin, “ese tipo tiende a ser un estereotipo, y eso no es la verdad. Estas mujeres tienen familias, han encontrado la manera de tener relaciones estables. Logran equilibrar sus carreras y hacen que funcione”, finaliz√≥.

The Handmaid’s Tale

Pero The Bold Type no es la √ļnica serie que est√° siendo alabada por estos d√≠as. Aunque desde un punto de vista completamente distinto, The Handmade’s Tale (El cuento de la criada) tambi√©n toca temas sensible para la sociedad, los que incluso han inspirado protestas contra Donald Trump en EE.UU.

La serie es una nueva adaptaci√≥n de la novela del mismo nombre de Margaret Atwood, escrita en 1985, y que se ambienta en un Estados Unidos ultrarreligioso y post-democr√°tico que inici√≥ con la llegada al poder de un r√©gimen teocr√°tico, el que le quit√≥ todos sus derecho a las mujeres y las dividi√≥ seg√ļn sus tareas.

En esta sociedad, la infertilidad se ha propagado como una plaga, por lo que las pocas mujeres capaces de tener hijos son convertidas en “criadas” y asignadas a la casa de un “comandante” (los l√≠deres del gobierno), quienes las reciben para embarazarlas.

Las “criadas” son utilizadas como un objeto reproductor y se les proh√≠be salir de la casa donde viven (salvo para realizar compras que deben ser en compa√Ī√≠a de una pareja asignada), hablar, leer medios comunicaci√≥n, realizar cualquier tipo de actividad intelectual e incluso tener libertad sobre su imagen y apariencia f√≠sica, pues siempre deben llevar trajes como los que usaban los puritanos.

La historia ha generado un gran debate sobre si es o no feminista. Algo que su propia autora salió a aclarar en un ensayo para el diario inglés The Guardian.

‚ÄúEn una distop√≠a feminista pura y simple, todos los hombres tendr√≠an m√°s derechos que todas las mujeres. Ser√≠a una estructura en dos capas: los hombres arriba, las mujeres abajo. Pero Gilead ( el nuevo nombre que se le da a EEUU) es el tipo de dictadura com√ļn: piramidal, con los poderosos de ambos sexos en la cima, generalmente los hombres por encima de las mujeres del mismo nivel”, escribi√≥ la autora.

Pero sea o no feminista (dependiendo del punto de vista que se le vea), la serie y el libro nos muestra claramente una crítica de la subyugación de la mujer por parte del mundo.

Big Little Lies

Pero si de cr√≠ticas al machismo se trata, Big Little Lies (Peque√Īas mentiras)es otra de las series imperdibles de este a√Īo. No s√≥lo cuenta con notables actuaciones de Nicole Kidman y Reese Witherspoon, sino que adem√°s toca temas que por lo general son callados por la sociedad.

La miniserie de HBO, basada en la novela homónima de Liane Moriarty y dirigida por David E. Kelley, explora el universo femenino, en medio de un misterioso asesinato que tiene a todos sospechando de todos.

Uno de los temas más fuertes que toca es la violencia física y sexual existente en la pareja, la cual es expuesta en la relación de Celeste (Nicole Kidman) y Perry (Alexander Skarsgard). Ellos no muestra esta situación con los estereotipos conocidos, sino que desde el punto de vista realista.

#BigLittleLies #CelesteWright #madelinemarthamackenzie #JaneChapman #HBO #reesewitherspoon #nicolekidman #shailenewoodley

A post shared by Big Little Lies (@_biglittlelies_) on

De hecho, las escenas fueron tan crudas que la actriz confes√≥ haberse sentido realmente humilladas tras grabarlas. ‚ÄúMe sent√≠ muy expuesta, vulnerable y profundamente humillada a veces‚ÄĚ, reconoci√≥ la estrella de 50 a√Īos en una entrevista con la revista W.

Seg√ļn Kidman, hubo una escena en particular en el cap√≠tulo 7 donde simplemente no pudo m√°s. ‚ÄúRecuerdo que estaba tirada en el piso del ba√Īo y no pod√≠a levantarme entre tomas‚ÄĚ, record√≥.

“Estaba tirada ah√≠, como si estuviese rota y llorando. Recuerdo que en un punto [el director Jean-Marc Vall√©e] vino hacia m√≠ y me puso una toalla porque estaba en ropa interior en el suelo y b√°sicamente con nada puesto‚Ķ”, agreg√≥.

La actriz asegura que hubo momentos en los que se le ven√≠an a la mente otras mujeres que pasaron por eso. ‚ÄúYo pensaba‚Ķ ‚Äėesto es aut√©ntico, esto es verdad y por eso tengo que hacerlo’‚ÄĚ, explic√≥.

#BigLittleLies #CelesteWright #madelinemarthamackenzie #JaneChapman #HBO #reesewitherspoon #nicolekidman #shailenewoodley

A post shared by Big Little Lies (@_biglittlelies_) on

Asimismo, la maternidad también es un caso destacable en la serie, ya que se ejemplifica a todo tipo de madre: la mamá soltera, la mamá perfecta, la mamá trabajadora y la mamá chismosa. Pero sin importar qué tipo de madre sea, todas preparan a sus hijos para enfrentarlos al mundo de la mejor forma posible.

URL CORTA: http://rbb.cl/hnnf
Tendencias Ahora