El reguetonero puertorriqueño Farruko (Carlos Reyes) se convirtió en protagonista de un divertido chascarro, luego que una máquina compresora de viento le arrancara la peluca que llevaba puesta en pleno concierto.

El intérprete de Calma y Rebota, que estaba dando un show en México, se tomó la situación con humor. De hecho, fue él quien compartió el registro a través de las redes sociales.

“Entró el viento de la Rosa de la Virgen de Guadalupe y la pollina (peluca) se me fue a la puta”, escribió junto al video publicado en Instagram. Además, advirtió a sus colegas Miky Woodz y Anuel que “tengan cuidado”, dando a entender que también utilizaban el conocido truco.

En las imágenes se ve cómo los asistentes al evento comenzaron a burlarse del reguetonero, quien sólo atinó a quedarse de pie en la tarima y reírse de la situación.

Más tarde, Farruko comenzó a viralizar el hashtgah #FarruChallenge (#DesafíoFarru), que dejó divertidas bromas. En uno de los videos aparece junto al cantante Zion, quien utilizó -entre risas- un secador de pelo para simular el divertido momento.

Te dejamos a continuación una selección de bromas publicadas por el reguetonero y sus seguidores.

View this post on Instagram

😂😂🤦🏻‍♂️ el soplete de @guaynaa 😂

A post shared by 🌴FARRUKO🌴 (@farrukoofficial) on

Pero no todo es chiste para Farruko. Y es que se ha visto involucrado en diversas situaciones polémicas, que incluyen problemas legales y críticas a sus letras.

Sin ir más lejos, en junio pasado se conoció que fue acusado de contrabando en su país natal, luego de no declarar 51.802 dólares en efectivo en el aeropuerto internacional de San Juan.

Según constataron medios locales, la Fiscalía Federal solicitó 16 meses de cárcel para el cantante, quien fue detenido en abril de 2018 luego de esconder dinero en su maleta y en sus zapatos a su regreso a la isla.

En tanto, el mes anterior a su detención fue duramente criticado por la letra de la canción Amarte duro, que en su letra dice “te voy a dar bien duro como Chris le daba a Rihanna”.

La referencia nació de una golpiza que Chris Brown le dio a su exnovia, Rihanna, en febrero de 2009.

El caso causó gran conmoción pública puesto que se filtró una fotografía que mostraba las visibles lesiones que la artista sufrió en su rostro y que, incluso, requirieron una hospitalización.