La reina Isabel II de Inglaterra celebró este domingo su 93º cumpleaños, coincidiendo con la Pascua de Resurrección.

La monarca comenzó la celebración asistiendo a la clásica ceremonia de Pascua en la capilla del castillo de Windsor, hasta donde asistió gran parte de su familia.

La gran ausente de la jornada, sin embargo, fue Meghan Markle, la esposa del príncipe Harry, quien está a punto de dar a luz a su primer hijo.

A diferencia de otros años, Harry llegó en compañía de sus primos Autumn y Peter Phillips, y no de su hermano y cuñada, el príncipe William y Kate Middleton, quienes iban varios pasos detrás de ellos.

A la llegada de la iglesia, los hermanos también esperaron separados el arribo de la Reina, y según se puede ver en imágenes obtenidas por varios medios, prácticamente no intercambiaron palabra.

También estuvieron ausentes en la ceremonia, el esposo de la Reina, el príncipe Felipe, quien hace más de un año se retiró de la vida pública; su hijo, el príncipe Carlos; su nuera Camilla Parker Bowles; y su nieta, la recién casada princesa Eugenia.

Cabe destacar que los duques de Cambridge llegaron sin sus hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis. Además, expertos en moda notaron que Middleton utilizó el mismo abrigó y tocado que llevó para la ceremonia de Pascua de Resurrección en 2014.

Posteriormente la Reina y el resto de los miembros de la familia real se trasladaron a un almuerzo íntimo por su cumpleaños.

Recordemos que la monarca tiene dos cumpleaños, el segundo de ellos conocido como Trooping the Colour, el cual se celebrará el próximo mes de junio.