TV y Espect√°culo
Sábado 14 julio de 2018 | Publicado a las 12:14 · Actualizado a las 23:50
El d√≠a que Lady Di encar√≥ a Camilla Parker Bowles despu√©s de a√Īos de humillaciones
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cuando Lady Diana acept√≥ casarse con el pr√≠ncipe Carlos en 1980, se convirti√≥ de inmediato en una de las mujeres m√°s populares del mundo. Era una joven de 19 a√Īos, que nunca hab√≠a tenido novio pero que siempre hab√≠a mostrado encanto, consideraci√≥n y empat√≠a con las personas, incluyendo los paparazzi.

Pero a pesar que la mayoría le tenía mucha estima, había una mujer que en un principio la miraba con desprecio, pero que terminó por detestarla: Camilla Parker Bowles, la eterna amante de Carlos.

Camilla conoció a Carlos en 1971, y él se enamoró perdidamente al instante. Ella, en tanto, lo consideraba un amigo, ya que estaba obsesionada con Andrew Parker Bowles, un playboy miembro de la Fuerza Armada, con quien finalmente se casó y tuvo dos hijos.

Incluso antes del matrimonio, Camilla sabía que Andrew era un mujeriego y que la infidelidad sería parte de su vida, por lo que decidió pagarle con la misma moneda. En 1978, Carlos y Camilla iniciaron su affaire, sin importar que en ese mismo periodo el príncipe había comenzado a salir con Lady Sarah Spencer, la hermana mayor de Diana.

Cuando Carlos comenz√≥ a acercarse a los 30 a√Īos, las presiones para encontrar una esposa aumentaron. En 1979, tras terminar su relaci√≥n con Sarah, Carlos comenz√≥ a cortejar a Diana, con quien finalmente contraer√≠a matrimonio, previa aprobaci√≥n de Camilla, por supuesto.

Parker Bowles se inmiscuy√≥ en la relaci√≥n de la pareja desde el principio aconsejando a Diana en materias que no eran de su incumbencia, o invit√°ndola a salir para mantenerla vigilada. “Ella sab√≠a demasiado acerca de lo que √©l hacia en privado, eventualmente lo entend√≠”, se√Īal√≥ Diana a su bi√≥grafo Andrew Morton.

Diana: en sus propias palabras
Diana: en sus propias palabras

Durante su compromiso la presencia de Camilla fue permanente y generó más de una pelea en la pareja. Una de ella incluso llevó a que Diana estuviese a punto de suspender la boda.

Pocos días antes, la princesa encontró un millonario brazalete que Carlos había mandado hacer para Camilla, lo que fue un golpe duro para Diana.

Pero lo peor estaba por venir. Pese a que ella hab√≠a pedido que la mujer no estuviera presente en su boda, mientras caminaba por el altar la vio sentada junto a su peque√Īo hijo y vestida de blanco.

Su presencia y elecci√≥n de vestuario fue otro golpe para Diana, quien a√ļn ten√≠a mucho m√°s camino por recorrer.

Diana: en sus propias palabras
Diana: en sus propias palabras

Incluso en la Luna de Miel, Camilla seguía presente. Primero la princesa encontró una foto de la mujer en uno de los libros de Carlos y antes de una cena se dio cuenta que su marido estaba usando unas colleras de Chanel.

Rápidamente Diana supo que habían sido un regalo de Camilla, debido a que el logo de la casa de modas son dos letras C entrelazadas, lo que se convirtió en una especie de símbolo para los amantes.

Desde ese día, Lady Di decidió evitar usar prendas o bolsos que tuviesen aquel logo.

Diana: en sus propias palabras
Diana: en sus propias palabras

La decisión

Cansada de tener que interpretar el rol de mujer enga√Īada, Diana decidi√≥ hacerse escuchar y hablar con Camilla de mujer a mujer. Fue durante el cumplea√Īos de la hermana de Parker Bowles, en 1989, que Lady Di acorral√≥ a la amante de su esposo.

“Nadie esperaba que apareciera, pero una voz dentro de m√≠ dec√≠a:’Por un demonio, ve’. As√≠ que me hice la idea de tener que hacer algo horrible”, revel√≥ la princesa en las grabaciones exhibidas en el documental Diana: en sus propias palabras.

“Decid√≠ que no iba a saludar a Camilla de beso nunca m√°s, en su lugar le dar√≠a la mano. Este fue un gran paso para m√≠”, dijo. “Me sent√≠a terriblemente valiente y audaz”, agreg√≥.

Camino a la fiesta Carlos se mostr√≥ muy preocupado y no paraba de preguntarle a su esposa por qu√© iba. Seg√ļn su relato, ella intent√≥ parecer impasible, pero realmente estaba molesta con la actitud de √©l.

dailystar.co.uk
dailystar.co.uk

Al llegar al lugar Diana estrech√≥ la mano a Camila y sigui√≥ adelante. “Hab√≠a unas 40 personas all√≠ (…) teniendo en cuenta que todos ten√≠an la edad de mi marido, yo me sent√≠a como un pez fuera del agua. Pero decid√≠ intentar hacerlo lo mejor posible. Quer√≠a causar un impacto”, reconoci√≥ la princesa.

Tras la cena todos subieron a la terraza a conversar, pero dos invitados estaban perdidos. “De repente not√© que no estaban Camilla ni Charles. Y eso me molest√≥”, a√Īadi√≥.

Decidida baj√≥ hasta el sal√≥n para enfrentarlos, pero varios invitados le recomendaron no ir. “‘Oh, Diana. No vayas all√≠’, me dec√≠an. ‘Voy a encontrar a mi esposo, me gustar√≠a verlo’, les dije y baj√©”, record√≥.

Diana no había visto a Carlos como en una hora, por lo que quería saber dónde estaba. Cuando bajó las escaleras, encontró a un trío de personas muy felices conversando: Camilla, Charles y otro hombre.

Pinterest
Pinterest

“Entonces pens√©: ‘Bien, este es tu momento’ y me un√≠ a la conversaci√≥n como si todos fu√©ramos mejores amigos. Y el otro hombre dijo: ‘Creo que ahora debemos subir’. Entonces nos pusimos de pie y dije: ‘Camilla, me gustar√≠a hablar contigo, si es posible’. Ella parec√≠a realmente inc√≥moda, y baj√≥ la cabeza”, relato.

“Les dije a los hombres: ‘De acuerdo, muchachos, voy a tener una breve conversaci√≥n con Camilla; subiremos en un minuto’. Se fueron como pollos sin cabeza, y pude sentir en el piso de arriba como el infierno se desataba. ‘¬ŅQu√© va a hacer?’, se preguntaban”, dijo con risas entremedio.

Diana completamente empoderada, aunque aterrorizada al mismo tiempo, le ofreci√≥ asiento a la mujer. “Le dije: ‘Camilla, me gustar√≠a que sepas que s√© exactamente lo que est√° pasando’. Ella dijo: ‘¬°No s√© de qu√© est√°s hablando!’ Y dije: ‘S√© lo que est√° pasando entre tu y Carlos, y solo quiero que lo sepas”, sentenci√≥ la princesa.

Diana: en sus propias palabras
Diana: en sus propias palabras

La princesa de Gales record√≥ que Camilla estaba sorprendida con lo que estaba pasando pero trat√≥ de defenderse. “Tienes todo lo que siempre has querido. Tienes a todos los hombres del mundo enamor√°ndose de ti, y tienes dos hermoso ni√Īos. ¬ŅQu√© m√°s podr√≠as querer?”, se√Īal√≥ la mujer. “Quiero a mi esposo”, replic√≥ Diana.

Tras ello, Camilla volvi√≥ al ataque con un tema m√°s delicado: sus hijos, William y Harry. “Ella me dijo: ‘Nunca lo dejas ver a los ni√Īos cuando est√° en Escocia’. Yo le dije: ‘Camilla, los ni√Īos siempre est√°n en Highgrove (la residencia de Carlos en Gloucestershire) o en Londres’. Esa es la mayor falla de Charles: nunca ve a los ni√Īos. Pero yo nunca los he alejado”, record√≥ Diana.

“El otro d√≠a, por ejemplo, William dijo: ‘Pap√°, ¬Ņquieres jugar con nosotros?’ ‘Oh, no s√© si tengo tiempo’. Siempre sucede. Entonces, √©l no puede quejarse de eso”, replic√≥ Di.

  Daily Mail
Daily Mail

En la entrevista, Diana record√≥ tambi√©n que en la terraza todos pensaban que ambas mujeres luchaban a muerte, pero la verdad es que hubo “una calma mortal”.

“Le dije a Camilla, ‘siento estar en tu camino. Debe ser terrible para los dos, pero s√© lo que est√° pasando. No me traten como una idiota’. Entonces sub√≠ y la gente comenz√≥ dispersarse”, record√≥.

En el auto, Carlos quiso saber qu√© hab√≠a ocurrido con Camilla, pero Diana no se lo cont√≥, fue tanta la presi√≥n de √©l, que ella termin√≥ llorando. “Llor√© como nunca antes, fue enojo, fueron siete a√Īos de c√≥lera reprimida”, explic√≥.

“Llor√©, llor√© y llor√© y no dorm√≠ esa noche. Y a la ma√Īana siguiente, cuando me despert√©, sent√≠ un gran cambio. Hice algo, dije lo que sent√≠a. Todav√≠a los viejos celos y la ira se agitaban alrededor, pero no era tan mortal como antes”, reconoci√≥.

Diana: en sus propias palabras
Diana: en sus propias palabras

Tres d√≠as despu√©s, le cont√≥ a Carlos su conversaci√≥n. “‘Cari√Īo, estoy seguro de que querr√°s saber lo que le dije a Camilla. No hay secreto puedes preguntarle. Solo dije que te amaba, no hay nada de malo en eso’. √Čl dijo: ‘No lo creo"”, asegur√≥ Diana a Morton.

“Le respond√≠: ‘Eso es lo que le dije. No tengo nada que ocultar, soy tu esposa y la madre de tus hijos’. Eso siempre lo hace contraerse ligeramente, cuando digo ‘soy la madre de tus hijos’. Odia que yo lo sepa”, afirm√≥.

Sin embargo, Diana nunca supo qu√© versi√≥n le cont√≥ Camilla a Carlos. “Eso fue todo, de verdad. Fue un gran paso para m√≠. Estaba desesperada por saber lo que ella le dijo, pero ¬°ni idea, por supuesto”, finaliz√≥.

A partir de entonces, las cosas en el matrimonio fueron en caída libre y en 1992 se separaron definitivamente, desatando un enorme escándalo mediático. En ese tiempo, Carlos ya no toleraba a Diana.

Diana: en sus propias palabras
Diana: en sus propias palabras

El divorcio tard√≥ cuatro a√Īos en estar listo, pues no eran pocas cosas que hab√≠an en juego. Como madre del futuro Rey de Inglaterra, Diana quer√≠a mantener el t√≠tulo de ‚ÄúSu alteza real‚ÄĚ (‚ÄúHer Royal Highness‚ÄĚ), incluso la reina Isabel hab√≠a aceptado esa condici√≥n, pero Carlos fue inflexible en este tema y se neg√≥.

Diana estaba devastada porque eso significaba que no sólo tendría hacer una reverencia a la Reina, sino que también a Carlos e incluso a sus propios hijos.

Pero a pesar de esto, mantuvo el rol de princesa, la primera no real de la historia de Reino Unido. Además, se le permitió seguir viviendo en el Palacio de Kensington, ya que a pesar de todo, sus hijos estaban segundo y tercero a la línea al Trono británico, por lo que la familia real debía mantener una buena relación con ella.

Diana falleci√≥ el 31 de agosto de 1997 y ocho a√Īos despu√©s, la reina Isabel II concedi√≥ la autorizaci√≥n a Carlos para que se casara con Camilla, quien ahora es conocida como duquesa de Cornualles.

Tendencias Ahora