El acompañamiento empresarial es una de las acciones más estratégicas para empresas, Startups y emprendimientos en su etapa de despegue.

Actualmente es habitual escuchar noticias relacionadas con empresas como
Notco, Xepelin y Betterfly, que han logrado levantar capital muy por sobre 1 millón de dólares, valorizando su firma en tiempo récord.

De hecho, de acuerdo con el reporte Fintech en América Latina del LatamFintech Hub, Chile cerró el primer semestre del año como el quinto país de la región con más inversiones Fintech.

Así se superó a Argentina, y Ecuador, pero aún por debajo de naciones como Brasil, México, Colombia y Uruguay.

Al mismo tiempo, las empresas chilenas han registrado un levantamiento de recursos por 123 millones de dólares, lo que llama a captar mayor interés de los inversionistas.

¿Cómo pueden los emprendimientos lograr éxito?

El emprendimiento es uno de los motores más potentes de la economía y un eslabón vital para el funcionamiento y abastecimiento de grandes compañías.

Sin embargo, a diferencia de estos casos de éxito, alrededor de un 80% de los ellos no logra sobrepasar los tres años de vida.

Según el sondeo ‘Impacto Pandemia’, realizado por la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech).

Lo anterior se debería en mayor parte a la falta de liquidez (76,2%), seguido de las deudas con entidades financieras (37,1%).

En el caso de aquellos que además son proveedores de grandes empresas, el pago de facturas suele sufrir demoras. Es aquí cuando se generan los mayores problemas.

Si bien la principal fuente de financiamiento provenía del factoring, estas alternativas imponían altas exigencias de acceso o tasas poco convenientes.

Afortunadamente, existe nuevas formas de financiamiento. Estas tienen como propósito proveer a la Pyme de condiciones seguras, equitativas y competitivas que les permitan desarrollar sus actividades.

Lo anterior se logra a través de un intermediario regulado por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) y la Bolsa de Productos de Chile (BPC) con procesos transparentes y claros.

Así, por medio de la “unión de puntas” entre las grandes empresas, eliminan todo lo que encarezca o dilate el proceso de pago de facturas, tomando ellos el rol de absorber el riesgo, y no la Pyme.

Esto hace que sobre el 90% de las pymes financiadas se sostengan a largo plazo en el mercado.

Felipe Nannig, CEO y fundador de Finmas, explicó que “el intermediario toma contacto inicialmente con las grandes empresas contratistas, llegando así de forma fácil y rápida a sus proveedores”.

“Cuando una pyme decide gestionar una factura, ésta se sube a remate público en la plataforma de la Bolsa de Productos, donde los inversionistas la pueden ver”, agregó.

Si bien durante los últimos dos años en Chile se han impulsado iniciativas
públicas como el crédito Fogape, no todas las empresas pudieron acceder a él.

Por otro lado, Nannig hace hincapié en las ventajas de sistemas digitalizados o apalancados a tecnología, lo que permite llegar a una mayor cantidad de pymes.

La importancia de la mentoría para el emprendedor

La mentoría, o acompañamiento empresarial es una de las acciones más
estratégicas para empresas y Startups en despegue. En particular en las etapas iniciales, cuando aún no se puede contratar un equipo ejecutivo.

Cuando las empresas se abren al crecimiento exponencial, requieren de mentores o advisors de calidad, quienes cumplen la función de aportar esta mirada estratégica esencial.

“Esto se llama Smart Money y no es otra cosa que guiar a los fundadores sobre cómo crecer mejor, en qué mercados y segmentos y con qué costos asociados. Cómo construir un equipo eficiente y comprometido con el propósito de la empresa; qué elementos a tener en consideración para las diferentes rondas de capital, entre otros aspectos”, comentó Veronika Fischer, directora de Netmentora, organización que representa a la red de mentores Réseau Entreprendre en Chile.

Por otro lado, los mentores aportan una importante contención personal a los emprendedores quienes se ven muy exigidos en todo sentido mientras promuevan este rápido crecimiento de su empresa.

“Un acompañamiento adecuado en estos momentos puede cambiar la trayectoria, con todas las buenas consecuencias. Gracias al método de mentoría, se logra una tasa de éxito sobre el 95% de las empresas”, explicó Veronika Fischer.

El mismo principio aplica también para proyectos más pequeños, o bien, empresas más tradicionales.

“En regiones también se ha mostrado un importante crecimiento de emprendimientos, a pesar de las condiciones difíciles del entorno desde 2019, aportando valor y elevando estándares para el ecosistema. Ellos, con un acompañamiento adecuado, pueden crecer mucho más y lograr un mayor impacto”, señala la experta.

Finalmente, Nannig sostuvo que las rondas de financiamiento también
son esenciales para acelerar el crecimiento.

“Generan un círculo virtuoso, dado que permiten que se genere una industria de capital de riesgo. Esto hace posible que surjan empresas que nos facilitan la vida a todos”, concluye.