El Gobierno descartó seguir mejorando su propuesta de reajuste al salario mínimo en la discusión en la comisión de Trabajo de la Cámara.

El Ministerio de Hacienda plantea un incremento de seis mil pesos hasta abril, mientras en la oposición piden un monto mayor y adelantar las nuevas negociaciones hasta enero.

Mientras quedó atrás el 0% de reajuste real, el Ministerio de Hacienda transparentó las nuevas condiciones que ya había adelantado el jefe de la cartera, Ignacio Briones: se plantea un reajuste de seis mil pesos, en línea con lo que fue la tendencia del Gobierno anterior, para establecer una nueva negociación en el mes de abril, con mayores certezas respecto del escenario económico y laboral.

Un punto clave respecto de por qué no negociar en marzo, son las elecciones de Gobernadores y alcaldes, con la intención de que esto no interfiera en la discusión.

En la oposición hubo acogida a eso, pero con matices. La jefa de la bancada regionalista, Alejandra Sepúlveda, señaló que “Los 6 mil pesos que puede ofrecer el Gobierno, decimos bueno, sí, pero hagamos el reajuste entendiendo y sacándolo de la cosa política en el mes de enero y si no, bueno veamos la posibilidad de los 8 mil pesos en el mes de abril”.

“Las Pymes a lo mejor no van a poder pagar esto, por eso que nosotros decimos, que el subsidio debería ser incorporado a las Pymes con ese delta que estamos planteando”, aseguró.

Esa contrapropuesta de la oposición se enmarca en una preocupación que se planteó durante el primer debate, que es la inflación acumulada por el ítem alimentos en la canasta básica. Ese monto estaría en torno a los 20 mil pesos, por lo que incluso se planteó un subsidio paralelo.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, fue claro en señalar que los seis mil pesos ya están por sobre los criterios de inflación esperada hacia marzo, que ya incorporan el valor de los alimentos, y es el techo máximo. Además, también desestimó adelantar la fecha para la segunda negociación, para que esta sea trascendental.

“¿Alguien puede creer que en enero la situación del empleo va a haber cambiado dramáticamente, la situación económica va a haber cambiado dramáticamente, como para abordar con el énfasis que quisiéramos para que el salario mínimo siga subiendo en lugar de abril como proponemos nosotros? Creo que hay muchas más chances. El quintil 3, que es donde se concentra la mayor parte de trabajadores y trabajadoras con el salario mínimo, le dan un peso de 24% a los alimentos”, explicó.

En ese sentido, para esa segunda negociación, el diputado socialista Gastón Saavedra pidió que las conversaciones sean de carácter tripartito, con el fin de establecer una trayectoria de largo plazo para avanzar hacia un sueldo mínimo que entregue mayores garantías.

“Abril no me gusta, creo que tiene que ser marzo. Y a cambio de eso, un trabajo de carácter tripartito entre empresarios, la CUT y el Gobierno para que se trabaje en la búsqueda de un acuerdo y para construir un ingreso mínimo mensual garantizado que supere la línea de la pobreza. Y eso significa alcanzar los 400 mil pesos”, afirmó.

El proyecto luego pasa a la comisión de Hacienda de la Cámara, antes ser revisada por la Sala y después en el Senado.