Latam Airlines no ha tenido respiro para celebrar luego de salir del Chapter 11, ya que a los incidentes sufridos en Perú se suma una nueva negociación colectiva, ahora con aquellos pilotos que cubren rutas estratégicas a nivel local y regional, como Arica y Magallanes, entre otras.

Cuando aún no terminan los coletazos de la negociación colectiva que Latam sostuvo con su mayor sindicato de pilotos de vuelos de largo alcance (SPL), ahora es el sindicato de pilotos de Latam Airlines Chile (SIPLACH) el que iniciará negociaciones con la empresa.

Se trata de una negociación que también apunta a recuperar las condiciones salariales existentes antes de la pandemia, cuando la compañía despidió a 240 pilotos y redujo los salarios en 30%.

Esta vez, se trata de un sindicato que agrupa a 50 pilotos, pero que presenta dos particularidades.

Se trata de pilotos que cubren principalmente rutas de cabotaje (vuelos nacionales) y regionales y cuya eventual paralización se votaría el 31 de diciembre.

Lo anterior, tratándose de la plena llegada de la temporada alta, situación que dificultaría cubrir la totalidad de las rutas.

Los otros 72 pilotos de Latam Airlines Chile pertenecen a una organización interempresas creada en 2021.

Nuevas negociaciones con Latam Airlines

Los severos ajustes que afectaron a los pilotos de Latam Airlines están detrás de la compleja interna laboral que afecta a la empresa.

Pese a la normalización de la actividad, los pilotos apostaban a que este fin de año sería el turno de ellos y que volverían a una situación parecida a la que tenían antes de la crisis.

Según un director ejecutivo de la empresa, esta aspiración tiene sólidas bases de realidad.

En octubre, el tráfico nacional de pasajeros superó por primera vez su nivel prepandemia, según el informe estadístico que elabora mensualmente la Junta de Aeronáutica Civil (JAC).

Hacia 2026, la compañía prevé un ebitda acumulado superior a los US$ 10.000 millones.

La reactivación que se presentó a partir de este año coincidió con tres negociaciones colectivas.

Primero, Latam negoció anticipadamente con el Sindicato Inter Empresas de Pilotos de Latam (SIEP), que agrupa a gran parte de los pilotos que tienen facultades disciplinarias de la compañía.

Obtuvo un rápido acuerdo, que no supuso alterar en lo sustantivo el ajuste de 2020, dice Alcayaga.

Lee también...

En agosto, se inició el turno de SPL, el sindicato más grande de la compañía, pero las cosas fueron distintas. La empresa le hizo al SPL la misma propuesta que al Inter Empresas, pero se encontró con la negativa de los trabajadores, quienes optaron por ir a un proceso reglado (con derecho a huelga).

Luego de cuatro meses de duras negociaciones, el 8 de noviembre, el SPL anunció la primera paralización de actividades en dos décadas.