Los 165 gremios que componen la Multigremial Nacional desde Arica a Magallanes manifestaron su rechazo a los hechos de violencia que han sacudido en las últimas semanas a algunas zonas del sur de Chile y piden al Estado “recuperar el Estado de Derecho en el menor plazo”.

“Exigimos por última vez a todos los poderes del Estado actuar en el menor plazo para recuperar la paz social y hacer prevalecer el imperio de la ley en todo el territorio nacional. De lo contrario, nos declaramos en libertad para tomar otro tipo de acciones de manifestación con el objetivo de exigir a los poderes del Estado solucionar el problema”, aseguran.

Consideran que “el terrorismo existente no permite trabajar ni vivir en paz, atenta contra derechos humanos de ciudadanos indefensos y destruye progresivamente la democracia”.

En una declaración enumeran en 10 puntos las peticiones y su postura frente a los hechos que han ocurrido en el sur.

En ellos, describen la ausencia del Estado y afirman estar a favor del diálogo, pero que “ningún proceso de este tipo puede llevarse a cabo con quienes ejercen la violencia, y ningún proceso de paz es válido si los argumentos exhibidos son las armas y el terror”.

Aseguran conocer a los “integrantes del verdadero pueblo mapuche, ciudadanos pacíficos, trabajadores, amantes de la tierra, padres y madres de familia que ninguna relación tienen con la violencia”.

Además, valoran el trabajo de las policías, pero remarcan que “Hay una falla general en la inteligencia, capacidad investigativa y probatoria de fiscalías, así como excesivas garantías de los jueces”.

“Más inquietante es ver a senadores y diputados callar frente a estos actos ilegales y antidemocráticos, con un silencio cómplice que parece proteger a terroristas”, añaden.

Concluyen que “Los gremios, emprendedores y trabajadores somos abrumadoramente más que los terroristas y violentistas que hoy destruyen, amedrentan, saquean, queman, asesinan, trafican drogas y matonean. El silencio temeroso de las mayorías alimenta a los violentos. Por eso, hemos decidido dejar de ser una gran mayoría silenciosa”.