De acuerdo a la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DGAC), actualmente hay ocho aerolíneas de transporte de personas y de carga que están tramitando su certificado de operador aéreo.

Con lo anterior pretenden entrar al mercado nacional, todo tras el auge que provocó la política de cielos abiertos instaurada hace un tiempo, con lo cual el país se volvió más atractivo para las empresas del sector.

Según El Mercurio, una de las interesadas en obtener la autorización de la autoridad competente es Infinity, aerolínea que corresponde a la revancha en el rubro del exgerente de la desaparecida LAW, Bernardo Javalquinto.

A ésta se suma Ethiopian Airlines, la más grande de África, que cuenta con 108 naves, a las que se agregarán otras 65 en un tiempo.

De lograr el permiso, su operación se basaría en el transporte de carga y una de sus rutas sería Santiago-Beijing, con escala en Adís Abeba, capital etiope.

En trámite también se encuentran las venezolanas Albatros y Laser, la argentina Flybondi (low cost), junto con las estadounidenses One Sky, Western Global y Amerijet.

Las dos últimas, al igual que la africana, también están orientadas al mercado de carga.

Flybondi y One Sky habrían experimentado demoras en cada uno de sus procesos.

En el caso de la primera serían seis meses de retraso, dado que -de acuerdo a fuentes de la industria- la disminución en el flujo de turistas transandinos a Chile ya no ofrecería tantos incentivos.