La empresa estatal comentó que las cifras confirman "la efectividad" de su plan de eficiencia, productividad, ahorro y control de inversiones.

La Empresa Nacional del Petróleo (Enap) reportó que alcanzó una utilidad de $90 mil millones (US$109,9 millones) al tercer trimestre de este año, que se compara con una pérdida de $103 mil millones en igual periodo del año anterior, lo que equivale a $190 mil millones de mejores resultados.

Desde la estatal indicaron que estas cifras “reafirman la positiva tendencia que viene registrando la compañía desde el segundo semestre del año pasado, y que no hacen más que confirmar la efectividad del plan de eficiencia, productividad, ahorro y control de inversiones”.

Andrés Roccatagliata, gerente general de Enap, comentó que el tercer trimestre fue “muy desafiante. Tuvimos que reaccionar rápidamente a un fuerte incremento de la demanda, la cual superó los niveles de 2019, cuando no existía la pandemia”.

Ese incremento, detalló, “excedió las proyecciones del mercado, obligándonos a ajustar rápidamente toda nuestra logística y producción de las refinerías, de manera de no producir desabastecimiento en el país”.

En cuanto a la situación financiera de la compañía, ésta se encuentra bien encaminada, producto de la ejecución de su plan estratégico, afirmaron. La deuda se redujo en $570 mil millones (US$700 millones).

Precios y demanda

Respecto a cómo se viene el cierre del año, Roccatagliata señaló que será un trimestre complicado debido al paro de mantención de Refinería Aconcagua, que abastece a aproximadamente un 30% de los combustibles que se consumen en el país.

“Para nosotros, es un gran impacto desde el punto de vista de los resultados, porque significa bajar la producción de la refinación en forma muy importante, lo que conlleva a un fuerte incremento en los costos, producto de esta crítica, pero necesaria actividad, la que además debemos ejecutar con los más altos estándares de seguridad para las personas”, sostuvo.

En términos de demanda, el ejecutivo explicó que “estimamos se mantengan los niveles actuales en la medida que no exista un rebrote de la pandemia, aunque aún seguirá baja la demanda de kerojet, dado que la actividad aérea no recupera los niveles de prepandemia”.

Asimismo, reiteró su preocupación por el alza en el precio del crudo, que impacta el bolsillo de todos los chilenos y que, en el caso de Enap, le incide directamente en el alza de sus costos y capital de trabajo, dado que importa el 99% del crudo que refina.

“Mantenemos nuestra inquietud por el alto precio en que se encuentra el crudo y las negativas expectativas que existen sobre las alzas que podrían venir”, dijo Roccatagliata.