Se trata de un apoyo que permite al Fondo Monetario Internacional hacer donaciones a los países más pobres y vulnerables afectados por un desastre natural o una crisis de salud pública.

El FMI informó el viernes que aprobó una cuarta ronda de alivio de pagos del servicio de la deuda para 24 países pobres, incluido Haití y dos nuevos beneficiarios, Lesoto y Kirguistán, para ayudarlos a capear la crisis económica provocada por la pandemia de covid-19.

Este apoyo se proporciona en el marco del Fondo Fiduciario para Alivio y Contención de Catástrofes (FFACC), que permite al Fondo Monetario Internacional hacer donaciones a los países más pobres y vulnerables afectados por un desastre natural o una crisis de salud pública.

El FMI dijo en un comunicado que esta ronda, que asciende a 124 millones de dólares, es la cuarta aprobada desde que comenzó la pandemia, después de las de abril de 2020, octubre de 2020 y abril de 2021.

“Este alivio del servicio de la deuda ayuda a liberar recursos financieros escasos para el apoyo vital, social y económico de salud para mitigar el impacto de la pandemia de covid-19”, señaló la institución con sede en Washington.

La ronda actual cubre los pagos que vencen hasta el 10 de enero del próximo año y el FMI señaló que según disponga de recursos puede extender el alivio hasta el 13 de abril de 2022. Si así lo hiciera, el alivio acumulado del servicio de la deuda sería de unos 973 millones de dólares durante todo el período de dos años.

Lesoto y Kirguistán fueron agregados en esta oportunidad porque “cumplen con los requisitos de elegibilidad y calificación para el alivio del servicio de la deuda del FFACC en relación con la pandemia de covid-19″, dijo el FMI.

Los otros 22 beneficiarios son Benín, Burkina Faso, Chad, Comoras, Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, Liberia, Madagascar, Malawi, Mali, Mozambique, Níger, República Centroafricana, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Islas Salomón, Tayikistán y Yubuti.

Sin embargo, Afganistán, que había recibido ayuda anteriormente, no la recibirá en esta cuarta ronda, tras la toma del control del país por los talibanes en agosto.

“Sigue habiendo una falta de claridad dentro de la comunidad internacional con respecto al reconocimiento del gobierno en Afganistán. Por eso, el compromiso del Fondo con Afganistán sigue en pausa”, señaló el comunicado.