GFG, imperio del magnate del acero Sanjeev Gupta, está siendo investigado por sospechas de fraude y blanqueo de dinero, incluidos sus lazos con la quiebra de la financiera Greensill, un escándalo de múltiples ramificaciones en el Reino Unido, informaron el viernes las autoridades.

La SFO (Oficina de Fraudes Graves) está “investigando sospechas de fraude, comercio fraudulento y blanqueo de dinero” en empresas propiedad de GFG, “incluyendo sus vínculos financieros con Greensill”, según un comunicado que no dio más detalles “dado que las investigaciones siguen abiertas”.

Esta investigación es un nuevo golpe para GFG, un grupo en el ojo del huracán desde la quiebra de Greensill, una controvertida empresa de préstamos a corto plazo.

GFG era uno de los clientes más importante de Greensill y le debía miles de millones de dólares en el momento de la quiebra.

El imperio metalúrgico del empresario indobritánico Sanjeev Gupta está desesperado ahora por conseguir nueva liquidez, especialmente para evitar el cierre de plantas en su rama siderúrgica Liberty Steel.

Una fuente cercana al caso dijo a la AFP la semana pasada que Liberty Steel en el Reino Unido estaba a punto de obtener un préstamo de 200 millones de libras (281 millones de dólares, 232 millones de euros) de la firma de inversión White Oak.

El dinero, si la operación se lleva a cabo, debería ser un soplo de aire fresco para el grupo siderúrgico y ayudarle a evitar la quiebra por el momento.

El gobierno británico se había negado en el pasado a prestarle fondos, alegando el carácter “opaco” de GFG.

GFG emplea a unas 5.000 personas en el Reino Unido, la mayoría de las cuales trabajan para Liberty Steel, y a 35.000 en todo el mundo.