El fabricante de autos de lujo Aston Martin fabricará todos sus modelos eléctricos en el Reino Unido a partir de 2025, anunció su presidente ejecutivo, Lawrence Stroll, en una entrevista con el Financial Times.

“El SUV se fabricará en Gales y los deportivos aquí” en Gaydon, afirmó Stroll, entrevistado en la sede del grupo en esa ciudad inglesa, según el diario económico.

La marca ofrecerá una versión híbrida de su SUV DBX este año, y otros modelos a partir de 2023 antes de pasar a totalmente eléctrico en 2025.

Un total de 2.500 personas trabajan en sus plantas de Gaydon, en el centro de Inglaterra, y en St Athan, en Gales.

El año pasado, el fabricante anunció 500 despidos en el marco de una reestructuración en medio de una crisis histórica en la industria del automóvil, uno de los sectores más afectados por la pandemia.

La empresa ha triplicado con creces sus pérdidas en 2020, pero apuesta por la recuperación gracias a su plan de reestructuración.

Aston Martin, conocida como la marca favorita de James Bond, fue rescatada de la quiebra a principios de 2020 por el multimillonario canadiense Lawrence Stroll. Bajo su tutela, el fabricante también regresa este año a la Fórmula 1 tras décadas de ausencia.

En el ámbito eléctrico, “estamos muy por delante de nuestros competidores gracias a nuestra asociación con Mercedes”, que posee el 20% del capital de la empresa británica, declaró Stroll al Financial Times.

La italiana Ferrari tiene previsto lanzar modelos híbridos para 2030, mientras que la británica Bentley se pasará al 100% electricidad en la misma fecha.

Además, todos los fabricantes de automóviles británicos se esfuerzan por apoyar la transición energética, sobre todo porque el Reino Unido prohibirá la venta de coches de gasolina y diésel a partir de 2030.

Jaguar, por ejemplo, ha anunciado recientemente que sus autos pasarán a ser totalmente eléctricos en 2025.

Otros dudan sobre su presencia en el Reino Unido, como Stellantis, que está discutiendo con el gobierno británico el futuro de la planta de Vauxhall en Ellesmere Port, en el noroeste de Inglaterra. Una opción sería fabricar un coche eléctrico allí, siempre que haya un apoyo sustancial del gobierno.