Productores de berries y frambuesas piden ayuda económica al Gobierno para paliar las pérdidas asociadas al sistema frontal que se dejó sentir en la zona centro sur del país durante enero y que, según las asociaciones, afectaron en torno a 3 mil personas.

Las regiones del Maule, Bío Bío, Ñuble y Araucanía son las más afectadas, por ser zonas donde el 75% de la industria está concentrada en la agricultura familiar campesina. Son trabajadores rurales con tierras menores a una hectárea que, en su mayoría no califican para recibir los beneficios de INDAP.

En la comisión de Economía de la Cámara, Jessica González, delegada comunal de productores de berries de la región del Maule, detalló los impactos que ha sufrido el mercado.

La ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar planteó que, más allá de una ayuda específica, hay que enfocarse en la prevención de estos eventos.

Su par del Ministerio de Agricultura, María Emilia Undurraga también respaldó trabajar en una visión de largo plazo.

Las comisiones de Economía y Agricultura de la Cámara acordaron trabajar en conjunto para evaluar posibilidades en torno al planteamiento del Ejecutivo respecto a una política permanente frente a catástrofes naturales.