Economía
Miércoles 03 octubre de 2018 | Publicado a las 13:28 · Actualizado a las 15:45
Monopoly Edición para Tramposos desata ola de críticas por "premiar y banalizar la corrupción"
Publicado por: Jonathan Flores
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hasbro anunció en febrero pasado que alistaba para el segundo semestre de 2018 un Monopoly Edición para Tramposos. Las primeras luces de la versión para Latinoamérica comenzaron a aparecer durante septiembre, y ayer trascendió el video promocional del juego, protagonizado por el propio tío Emilio, el rostro de Canal 13 conocido por perseguir a los tramposos en el programa En Su Propia Trampa.

Tras ello, r√°pidamente comenzaron a llegar las cr√≠ticas por el fomento a la corrupci√≥n. ‚ÄúHemos visto la aparici√≥n de un juego donde b√°sicamente se premia al que hace trampa enfocado en ni√Īas, ni√Īos y adolescentes. La corrupci√≥n no puede ser un juego en el pa√≠s‚ÄĚ, recalc√≥ el presidente del Consejo para la Transparencia, Marcelo Drago, quien se sum√≥ a las reacciones negativas que ha generado el popular juego.

‚ÄúNo podemos banalizar los actos de corrupci√≥n, ni transformarlo en un juego y premiar al que hace trampa (…) este tipo de juegos, que pueden aparecer como muy creativos, no contribuyen en nada a crear una cultura de responsabilidad, una cultura de la transparencia y son contraproducentes con los esfuerzos que hacen diversas instituciones, incluyendo el Consejo para la Transparencia, en tratar de formar a ni√Īos y adolescentes‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

CPLT
CPLT

En concreto, la nueva edición del juego de mesa se basa en el antiguo juego Monopoly, pero en este caso el ganador es el que comete actos de corrupción. Por ejemplo, esta edición -a diferencia de la versión original- permite que el banco rote entre los jugadores para que tengan mayor chance de robar dinero.

Adem√°s posee una serie de elementos representativos y figuras alusivas a historias y personalidades vinculadas con antivalores como la corrupci√≥n, trampa y enga√Īo, empujadas por frases promocionales como: “El juego donde el m√°s tramposo ¬°gana!”, “¬°Ojo con las manos largas!” y “Pero cuidado si te pillan ¬°Vas esposado a la c√°rcel!”.

“Creemos que plantear el juego de esa forma le quita el prop√≥sito educativo y fomenta las pr√°cticas corruptas en las nuevas generaciones, contradiciendo valores como la √©tica y la integridad”, sostiene por su parte una carta suscrita por Susana Sierra, Tamara Agnic, Paula Valenzuela y otras 49 mujeres de Women in Compliance Chile, cuyo texto fue publicado este mi√©rcoles en El Mercurio.

“No es coherente que justo cuando Chile comienza a avanzar en materia de transparencia en los negocios aparezcan juegos como estos, que no s√≥lo destruyen las bases de lo que hemos construido, sino que adem√°s fomentan conductas irregulares en nuestros ni√Īos. No queremos parecer exageradas. Pero cuando se trata de corrupci√≥n creemos que es sumamente necesario cuidar la forma”, a√Īadieron.

En tanto, para el CPLT es complejo que la empresa privada genere productos que no se hacen responsables de temas sociales tan relevantes, ya que ‚Äúhay una cosa b√°sica de autoresponsabilidad, de autoregulaci√≥n, de hacerse cargo de sus propias acciones para todo el mundo privado. Aqu√≠ nadie est√° exento de fomentar una cultura de la transparencia y nadie puede sacar partido buscando banalizar la corrupci√≥n de esta forma‚ÄĚ, apunt√≥ Drago.

De paso, tambi√©n arremeti√≥ contra las voces que sostienen que el juego se trata de una representaci√≥n social de la realidad chilena y de otros pa√≠ses. ‚ÄúEso no significa que la tengo que valorar o encontrarla positiva. Si es una lectura social lo que cabe es reprocharla y hacer un juicio de valor al respecto‚ÄĚ.

La contrapropuesta del CPLT

“Hace poco como Consejo lanzamos un concurso de videos sobre transparencia, probidad y combate a la corrupci√≥n; tenemos un juego de educaci√≥n c√≠vica para smartphone que compiten entre colegios y al frente una empresa aparece con un juego que va en el sentido completamente contrario banalizando y premiando a la corrupci√≥n‚ÄĚ, cuestion√≥.

Asimismo, se cuentan las ‚Äúhackatones ciudadanas‚ÄĚ promovidas por el Consejo, instancias que en sus tres versiones han reunido a estudiantes de distintas disciplinas como dise√Īo, computaci√≥n, ciencias sociales para crear aplicaciones e impulsar el uso de datos p√ļblicos abiertos y acceso a la informaci√≥n p√ļblica para generar soluciones que impacten en la vida de las personas.

Tendencias Ahora