¿encontraste un error?
avísanos

Novak Djokovic conquista el Abierto de Estados Unidos e iguala al legendario Pete Sampras

Eduardo Muñoz Alvarez | Agence France-Presse
Publicado por

Juan Martín del Potro terminó el partido entre lágrimas. Desgraciadamente no eran las que esperaba. Del otro lado, Novak Djokovic lo consolaba, con una gran sonrisa en su boca: acababa de conquistar el Abierto de Estados Unidos por tercera vez, arrebatándole al argentino el tercer puesto de la ATP e igualando al legendario Pete Sampras con 14 títulos de Grand Slam.

“He estado llorando hasta ahora (en conferencia de prensa). Estoy muy triste por ser un perdedor hoy. Pero Novak se merecía tener el trofeo. Jugó un gran partido, un partido muy inteligente”, apuntó el de Tandil ante los medios.

El serbio, en su octava final en las pistas duras de Flushing Meadows, se había coronado antes en Nueva York al derrotar al albiceleste 6-3, 7-6 (7/4), 6-3 en tres horas y 16 minutos de juego.

Nole demostró una vez más que su lesión en el codo, que lo apartó del circuito durante varios meses, quedó en el pasado al levantar otro Grand Slam, el segundo del año después de Wimbledon, y situándose en la tercera posición de la clasificación en detrimento de Del Potro, que ahora es cuarto.

El serbio también empató a Sampras en torneos mayores y se quedó a tres del español Rafael Nadal (17) y a seis del suizo Roger Federer (20), que lideran la clasificación histórica.

“Pete Sampras es una de las más grandes leyendas que ha jugado a este deporte y es un ídolo de mi infancia. Lo primero que vi en la televisión en el tenis fue su primer o su segundo título en Wimbledon. Eso es lo que me inspiró para empezar a jugar al tenis. Estar ahí con él ahora es increíble. Es un sueño hecho realidad”, aseguró el balcánico.

Delpo, de vuelta a la final nueve años después de alzarse con el trofeo en la Gran Manzana, presentó batalla y, aunque se quedó a las puertas, dejó claro de nuevo que sus problemas en las muñecas son historia y que está listo para optar a todos los títulos tras ganar en marzo en Indian Wells su primer Masters 1000.

“Creo que hice un gran torneo pero es duro perder para mí. Estoy realmente triste por haber perdido la final de este campeonato porque le puse tanta pasión a la final intentando ganar el título…”, señaló aún sobre la pista.

A las puertas

Los antecedentes no eran favorables para Del Potro, que había perdido 14 de los 18 enfrentamientos ante su oponente. Este domingo, sumó su decimoquinto en 19.

El argentino, con sus amigos animando y la actriz Meryl Streep disfrutando de sus puntos, arrancó bien, decisivo con su saque y cómodo con el resto pero, en el octavo juego (4-3), bajó sus defensas y Djokovic no perdonó: del 40-0 al 40-40 en un momento para, unos compases después, quebrarle el servicio y sumar a continuación el set por 6-3.

Una serie de errores no forzados, unido al acierto de su contrincante, lo ponían una manga por detrás.

El de Tandil brillaba con su saque, sirviendo regularmente por encima de los 210 km/h, pero Djokovic dominaba con el resto y dejaba varios golpes solo al alcance unos pocos.

Así, mientras uno iba creciendo en el encuentro, en el otro aparecían las primeras dudas. Encontraba los espacios pero no era capaz de aprovecharlos. Djokovic se multiplicaba en la pista y el albiceleste no era capaz de seguirlo, cediendo su servicio en el tercer juego (1-2).

Sin embargo, con el apoyo de todo el Arthur Ashe, en el sexto “game” logró la gesta en su segunda bola de “break” para poner el 3-3, estallar de júbilo y llenarse de confianza para el resto del set.

En el octavo, Del Potro gozó de tres bolas de quiebre en un juego que rozó los 21 minutos. De 40-ventaja a 40-40 y ventaja-40 una y otra vez para la felicidad generalizada de los miles de aficionados que festejaban con el espectáculo. Pero Djokovic, una vez más, volvió a imponerse en un momento decisivo, ganó su saque y, en el tie break, aprovechó los errores de su rival para cerrar la manga en cerca de una hora y media y acariciar el título.

Al Bello | Getty Images | Agence France-Presse
Al Bello | Getty Images | Agence France-Presse

Demasiados errores

El albiceleste buscaba aire, exhausto. El serbio estaba a punto de igualar a Federer como los únicos jugadores en haber ganado Wimbledon y el US Open tres veces el mismo año (2011, 2015 y 2018).

Y así, a pesar de recuperar un quiebre en la tercera manga, volvió a errar en el octavo juego con su servicio (5-3) para que, poco después, Djokovic se coronara en Nueva York por tercera vez.

47 errores no forzados frente a un rival como el serbio sentenciaron a Del Potro, que se marchó entre lágrimas de su “torneo favorito” luego de dos semanas que sin embargo certificaron su regreso entre los mejores del circuito.

Esta nota se elaboró con información de la Agencia France-Presse

URL CORTA: http://rbb.cl/l7mg
URL Corta: http://rbb.cl/l7mg

Tendencias Ahora

Comentarios

ADLP

En el Set con Fernando: María José Quintanilla y su anécdota con Juan Gabriel

En el Set con Fernando: Con sus mejores anécdotas Coco Legrand comenta el Chile de hoy

En el Set con Fernando: Denise Rosenthal revive sus inicios y habla de sus planes de ser madre

MÁS NOTICIAS