La nadadora australiana Madeline (Maddie) Groves, anunció que no participará de las pruebas para clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio como protesta contra la Federación Australiana de Natación, publicando un extenso mensaje en los que habla de “pervertidos misóginos en el deporte”.

La doble medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016 dio a conocer la noticia la noche del miércoles, publicando que no se presentaría a las pruebas clasificatorias.

“Que esto sea una lección para todos los pervertidos misóginos en el deporte y sus lamebotas. Ya no puedes explotar a las mujeres jóvenes y niñas, la vergüenza corporal o las presiones médicas y luego esperar que te representen para que puedas ganar tu bono anual. Se acabó el tiempo”, escribió en redes sociales y sin indicar a quién se refería.

“Haz que los pervertidos se estremezcan de miedo por la cantidad de personas que apoyan una declaración que amenaza su existencia”, agregó.

“Si usted o su pareja han contribuido a un entorno que no apoya a las personas con enfermedades crónicas o han tomado decisiones sobre recortar la financiación de los atletas en los últimos cuatro años, no me jodan por DM. Yo soy valiente por retirarme de las pruebas olímpicas. Lo que es valiente es mostrar tu cara en una comunidad a la que has estafado por el bien de tu propia carrera”, añadió en su cuenta de Instagram.

Señalar que la australiana, a quien se le detectaron en 2017 unos serios problemas ginecológicos, criticó la falta de apoyo a los deportistas y las presiones médicas.

Sin embargo, su ataque puede estar relacionado a un miembro de la Federación Australiana, al que llamo “misógino” y no mencionó su nombre.