El Zenit de San Petersburgo se coronó este fin de semana en la Liga de Rusia, sumando un nuevo título a su extenso palmarés.

A falta de dos jornadas para el final del torneo, el cuadro ‘artillero’ goleó 6-1 al Lokomotiv y se hizo inalcanzable para su más cercanos perseguidores.

Los festejos se desataron en el Estadio Krestovski y, protagonista de las celebraciones, fue el delantero Artem Dzyuba.

El atacante se robó todas las miradas al subir a buscar su medalla acompañado de su hijo y disfrazado como Deadpool, el reconocido personaje de Marvel.

El gesto provocó los aplausos de los hinchas presentes quienes, de seguro, jamás pensaron ver al mercenario bocón festejando con ellos.