Advertencia de imágenes explícitas
¡Cuidado! Las imágenes de este artículo pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Profesional ante todo. Se disputaba un combate por el NXT en Nebraska cuando el árbitro principal de la WWE sufrió un terrible accidente. Sin embargo, eso no le impidió seguir trabajando.

El protagonista es Tom Castor, quien mientras dirigía la pelea entre Velveteen Dream y Tyler Breeze, se fracturó la pierna izquierda debido a una patada accidental que recibió de Breeze.

Rápidamente su reemplazo ingresó al cuadrilátero pero también se lesionó.

Al ver esto, el juez se las ingenió como pudo para cumplir con su trabajo y realizó con el tobillo roto el conteo, que dio como vencedor a Tyler Brezze.

Tras el combate, el cuerpo médico atendió al réferi, quien fue retirado del cuadrilátero en camilla entre las ovaciones de los aficionados que reconocieron su profesionalismo.