Fundado hace 112 años, el KS Cracovia es el equipo más antiguo del fútbol polaco. Todos los años, el conjunto europeo cumple con una tradición para celebrar junto a todos sus fanáticos el comienzo de un nuevo año.

Se trata de un partido amistoso donde juega el equipo titular frente a los reservas, la entrada es gratuita y los hinchas son testigos exclusivos de una jornada donde pasa de todo.

Los futbolistas aprovechan el ambiente distendido para ensayar jugadas raras, celebraciones y goles que en una competencia oficial nadie se atrevería, y fue justamente en la versión de este año que un tanto se hizo viral casi seis semanas después de ocurrido.

En pleno segundo tiempo, el equipo titular reunió a sus once jugadores y como si se tratara de fútbol americano se juntaron en bloque y comenzaron a avanzar con la pelota escondida hacia la portería rival.

Sin embargo, la técnica no resultó ya que los reservas lograron robarles el balón comezando una frenética carrera hacia el arco rival que terminó en un verdadero golazo de larga distancia.