Cultura
El doble √©xito de “Prison Art”: bolsos de alta costura hechos por presos mexicanos
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La “vida f√°cil” sedujo a David Guzm√°n. De muy joven empez√≥ a consumir drogas, a robar, a perderse en un mundo “nefasto”. Pero tras cinco a√Īos entre rejas, este mexicano parece en paz y tat√ļa concentrado una pieza de cuero que pronto ser√° un bolso de lujo.

Guzm√°n recondujo su camino gracias al arte. Desde que supo de su larga condena por homicidio s√≥lo se consolaba pintando. Por eso, cuando se enter√≥ de que en algunas c√°rceles de M√©xico hab√≠a presos que recib√≠an un salario por plasmar dibujos en accesorios de moda para un programa de rehabilitaci√≥n llamado “Prison Art” batall√≥ hasta llevarlo a su c√°rcel de Tulancingo, Hidalgo, en el centro del pa√≠s.

Mi necedad fue a trav√©s de la necesidad“, explica a la AFP este hombre menudo de 34 a√Īos mientras, sentado junto a una decena de hombres y mujeres en la modesta biblioteca del penal, da los √ļltimos retoques a la calavera que tat√ļa con su rudimentaria “m√°quina hechiza“.

Aunque normalmente trabajan las piezas de cuero en sus literas, dentro de dormitorios de hasta 100 personas o sentados en botes de pl√°stico en los espacios comunes, hoy los presos tat√ļan c√≥modamente en esta sala p√°jaros, mariposas, tigres pero sobre todo calacas, esqueletos de todo tipo.

Estas piezas ser√°n luego el motivo central de elegantes bolsos de dise√Īo, que se venden por unos 400 d√≥lares en tiendas exclusivas de todo M√©xico.

De tatuarse la piel… a tatuar bolsos

Pero antes de eso, en la cárcel, presos que rozan los 50 junto a jóvenes sentenciados a penas de décadas se esfuerzan en colorear sus creaciones.

Dan un nuevo uso a las “m√°quinas hechizas” -elaboradas con un bol√≠grafo, una aguja y un motor impulsado por un cargador de celular- que los reclusos usan com√ļnmente para tatuarse unos a otros, generando graves problemas de salud.

Con esto, el d√≠a se hace un poco m√°s corto. No veo ni la hora que es. Desayuno, como y el resto del d√≠a estoy casi metido en esto“, asegura Ezequiel P√©rez, alto, de musculosos brazos tatuados y que a sus 24 a√Īos est√° acusado de doble homicidio.

En “Prison Art” no importa el delito cometido, el sexo ni la edad: las √ļnicas condiciones para entrar a este proyecto ideado por una fundaci√≥n privada son mantener el cuerpo limpio de drogas, asistir a terapia de desintoxicaci√≥n y dar la mitad del sueldo a la familia.

Es una oportunidad de oro para los presos, la mayoría con vidas descarriladas por las adicciones y la pobreza.

Y la alegr√≠a que se respira entre los 18 seleccionados es evidente en esta c√°rcel mixta construida en los 70, que es la quinta peor de M√©xico por su hacinamiento y su insalubridad, seg√ļn un informe del Ombudsman.

Aunque la mayoría de los 550 internos de Tulancingo elaboran objetos en los talleres de carpintería y artesanías del penal, sufren para malvenderlos a través de familiares y amigos sin llegar a reunir nunca el dinero que necesitan para comprar jabón, pasta de dientes o papel higiénico para su estancia allí y mucho menos para ayudar económicamente a sus familias.

La familia muchas veces no tiene para darme. Esto es una fuente de trabajo“, dice con un espa√Īol parco Leonor Reyes, una bordadora ind√≠gena de 48 a√Īos, madre de seis hijos y acusada de robo de joyas.

Una idea que surgió entre rejas

Una de las claves del √©xito de “Prison Art” es que mantiene motivados a los reos con una paga que puede llegar a 400 d√≥lares mensuales y los afilia a un proyecto de reinserci√≥n que espera contratarlos en sus talleres una vez que salgan del penal.

No es que las c√°rceles en M√©xico sean universidades del crimen sino que la misma sociedad est√° obligando a que los mismos chavos que salen no tengan oportunidades, que vuelvan a delinquir o que los grupos del crimen organizado dentro de la c√°rcel los recluten muy f√°cilmente“, asegura Jorge Cueto, el cerebro detr√°s de “Prison Art”.

Este mexicano de origen espa√Īol habla con conocimiento de causa. En 2012, estuvo detenido 11 meses por un fraude del que acab√≥ saliendo inocente en la c√°rcel de Puente Grande.

Y ahora presume de que, con dos a√Īos y medio de vida, el programa ya funciona en seis c√°rceles de M√©xico y ha dado empleo a 240 presos y expresos.

Pero el éxito no sólo se ha dado dentro de los penales.

Los bolsos, cinturones, monederos y otros accesorios de “Prison Art”, piezas √ļnicas firmadas por cada preso, son dise√Īos de moda hechos con cuero de alta calidad que se venden en barrios exclusivos como el de Polanco en la Ciudad de M√©xico o en elegantes tiendas en las tur√≠sticas San Miguel de Allende o Playa del Carmen, y tambi√©n en internet.

Es una opci√≥n para la sociedad si quiere ayudar. Y la idea es manejar un producto de tal calidad y gusto que la gente lo desee“, dice Cueto, que espera abrir pronto tiendas en Estados Unidos, Londres e Ibiza.

Mientras, en la biblioteca de Tulancingo, Pedro Eulalio Vera, un se√Īor robusto acusado de secuestro, firma su √ļltima pieza y sue√Īa en voz alta: “Si a la gente le gusta, quiz√°s digan: ‘Yo quiero que √©l me haga algo especial’ y para m√≠, eso ser√≠a algo muy bueno, ¬Ņno?“.

A las 11:00 horas del viernes 28 de septiembre de 2012, el expresidente de la juventud de la UDI en Concepci√≥n y presidente de campa√Īa del mismo partido, Sebasti√°n Andr√©s Abudoj Rivas, protagoniz√≥ un accidente vehicular en calle 8 Oriente de Chiguayante, impactando con su camioneta a Cristi√°n Bizama Pe√Īa de 25 a√Īos, quien se trasladaba en motocicleta.

Seg√ļn el reporte entregado por el capit√°n √ćtalo Roco, de la subcomisar√≠a de Chiguayante, Abudoj no respet√≥ una se√Īal "ceda el paso", se trasladaba sin licencia de conducir ni haber realizado los tr√°mites para obtenerla, sumado al hecho de que huy√≥ del lugar sin prestar ayuda al herido, quien fue internado de gravedad tras sufrir m√ļltiples fracturas, debiendo someterse a una esplenectom√≠a.

Finalmente, el domingo 22 de septiembre de 2013, se informó que Abudoj, cuya causa estaba caratulada bajo el RUC 1210028658-9, Rit 1699-2012 del Juzgado de Garantía de Chiguayante, se acogió a la suspensión condicional del procedimiento, tras acordar el pago de 5 millones de pesos como indemnización a Bizama.

El sobreseimiento definitivo de la causa se dict√≥ un a√Īo despu√©s.

URL CORTA: http://rbb.cl/ekrg
Tendencias Ahora