En abril pasado Nintendo sufrió el hackeo en miles de sus cuentas, en algunas de las cuales se detectaron compras fraudulentas.

Si bien originalmente la compañía informó que se trataba de 160 mil cuentas afectadas, recientemente han admitido que la cifra era mucho mayor.

Según explicaron en su sitio oficial de soporte en Japón, la cantidad de cuentas afectadas fue de 300 mil, es decir, 140 mil más de lo que se pensaba en un comienzo.

Frente a los graves hechos, la empresa ha tomado una serie de medidas, las que van desde el reseteo de contraseñas de aquellas cuentas comprometidas, hasta alertar a usuarios como clientes del problema de seguridad informático.

La empresa detrás de Mario y tantos otros títulos señaló que “estarán tomando medidas adicionales”, asegurando que menos del 1% de los NNIDs afectados han tenido compras fraudulentas.

“Buena parte de nuestros consumidores deberían recibir un reembolso, aunque el proceso aún está incompleto”, señalaron en su declaración.

El principal foco de vulnerabilidad es el acceso a la cuenta mediante el NNID, algo que ya ha sido remediado.

Eso sí, si estás realmente preocupado por perder tu juegoteca digital, lo recomendable es que instales el sistema de autenticación de dos pasos, lo que puedes hacer en este enlace.