Tecnología
Fabricante de smartwatches Pebble anuncia cierre y deja a sus clientes en el limbo
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅEres el orgulloso propietario de un reloj inteligente (smartwatch) de Pebble? Pues c√ļidalo, porque a partir de hoy posees una reliquia. La pionera en la masificaci√≥n exitosa de este tipo de dispositivos no s√≥lo anunci√≥ su venta y fin de su marca, sino que sus actuales clientes tampoco podr√°n esperar mucho apoyo de su parte en el futuro.

Como ha ocurrido con muchos dispositivos en la historia de la tecnolog√≠a, los smartwatches tardaron bastante en prender con el p√ļblico. Escasa funcionalidad, complejidad de manejo y bater√≠as que con suerte alcanzaban a terminar el d√≠a -sin mencionar su alto precio- plagaron los primeros intentos de algunos grandes como Sony.

Pebble cambi√≥ eso al financiar mediante crowdfunding -la ayuda de miles o millones de peque√Īos inversionistas a trav√©s de internet- el lanzamiento en 2012 de un reloj econ√≥mico, vers√°til, compatible con Android e iOS (iPhone) y cuya bater√≠a pod√≠a durar varios d√≠as gracias a su pantalla basada en tinta electr√≥nica (e-ink), la misma que usan los lectores Kindle de Amazon para “imprimir” sus im√°genes electr√≥nicamente.

Pero aunque a la fecha contaban más de 50 millones en todo el mundo, el mundo había cambiado. Apple, Samsung y Google tomaron nota del éxito y lanzaron sus propias versiones de smartwatches, fagocitando el mercado y dejando a Pebble en una situación tan precaria que este miércoles anunciaron la venta de su marca a su competidora FitBit, y el cese de sus operaciones.

En el comunicado, Pebble advierte que ya no fabricará ni venderá nuevos relojes; tampoco lanzará actualizaciones para su software y, lo que es peor, los actuales clientes no tendrán soporte técnico, no podrán hacer válidas sus garantías ni conseguir repuestos, salvo a través de terceros.

Y aunque Pebble aseguró que quienes habían ordenado su frustrado nuevo modelo recibirán un reembolso en marzo de 2017, el anuncio cayó como balde de agua fría en los fanáticos del sistema de crowdfunding. No en vano Pebble era uno de sus mayores ejemplos de éxito, dejando ahora un sombra de incertidumbre sobre la viabilidad a largo plazo de estos proyectos.

URL CORTA: http://rbb.cl/fbuv
Tendencias Ahora