Tecnología
Polémica en Google tras filtrarse comentarios machistas de uno de sus ingenieros
Publicado por: Denisse Charpentier La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La polémica sexista que ronda Silicon Valley llegó a las puertas de Google, luego de que uno de sus empleados justificara la ausencia de diversidad en la industria tecnológica y afirmara que la escasa presencia de mujeres se debe a diferencias biológicas.

En una comunicaci√≥n interna filtrada el domingo y calificada de “sexista” por la prensa estadounidense, un ingeniero del gigante de internet afirm√≥ que “las opciones y las capacidades de hombres y mujeres divergen, en gran parte debido a causas biol√≥gicas, y estas diferencias pueden explicar por qu√© no hay una representaci√≥n igual de mujeres (en posiciones) de liderazgo”.

La carta de 3.000 palabras reaviv√≥ el debate en curso sobre la existencia de una “cultura sexista y de acoso” en el conglomerado tecnol√≥gico, ampliamente dominado por los hombres.

Seg√ļn el trabajador, cuya identidad no fue revelada, las aptitudes naturales de los hombres les llevan a inclinarse a ser programadores en inform√°tica, mientras que las mujeres son m√°s proclives “a los sentimientos y a la est√©tica que a las ideas”, lo que las conduce a elegir carreras en los campos “social y art√≠stico”.

En respuesta al documento filtrado, Danielle Brown, la nueva vicepresidenta de diversidad de Google, dijo en un correo electr√≥nico a los empleados que “no es un punto de vista que la empresa o yo misma respaldemos, promovamos o alentemos”.

Brown, llegada a Google hace apenas un mes proveniente de Intel, dijo en el mensaje obtenido por la AFP que el debate interno en la compa√Ī√≠a promueve “los principios de igualdad en el empleo, que se pueden ver en nuestro c√≥digo de conducta, nuestras pol√≠ticas y nuestras normas antidiscriminatorias”.

La responsable destac√≥, sin embargo, que la compa√Ī√≠a siempre ha defendido “una cultura en la cual aquellos que tengan puntos de vista diferentes, incluso pol√≠ticos, se sientan seguros de poder expresarlos”.

“Suposiciones hirientes”

Resultaba difícil saber si el gigante de internet prevé tomar medidas contra el ingeniero.

Ari Balogh, un ingeniero ejecutivo de Google, dijo en una nota interna obtenida por la AFP que “cuestionar nuestras creencias y compartir diferentes perspectivas es una parte importante de nuestra cultura”.

“Pero, en ese proceso, no podemos permitirnos emitir suposiciones hirientes o emitir estereotipos”, dijo. “Uno de los aspectos de la nota que me preocup√≥ profundamente fue el sesgo que sugiere que la mayor√≠a de mujeres, u hombres, sienten o act√ļan de una cierta manera”.

“Eso es un estereotipo y es hiriente”, agreg√≥.

Alrededor de 69% de los empleados de Google son hombres, seg√ļn los √ļltimos datos de la compa√Ī√≠a, una proporci√≥n que sube a 80% cuando se trata de trabajos tecnol√≥gicos.

En 2016, solo 27% de los altos ejecutivos de Facebook eran mujeres. Mientras que en Apple, cerca de 30% del total de empleados son mujeres.

La controversia sexista se ha venido intensificando en la medida en que un creciente n√ļmero de mujeres han hecho p√ļblicas sus quejas de discriminaci√≥n sexista en Silicon Valley.

El jefe y fundador de Uber Travis Kalanick se vio obligado a dimitir en junio presionado por inversores que buscaban limpiar la imagen de la compa√Ī√≠a, se√Īalada bajo su gesti√≥n de pr√°cticas dudosas, con denuncias de acoso sexual y discriminaci√≥n laboral.

Ese mismo mes, el inversor Justin Caldbeck tom√≥ una licencia indefinida de la compa√Ī√≠a Binary Capital, en Silicon Valley, en medio de se√Īalamientos de que abord√≥ sexualmente a mujeres emprendedoras que buscaban financiamiento.

Unos d√≠as despu√©s, el tambi√©n inversor del sector tecnol√≥gico Dave McClure confes√≥ haber sido “un pat√°n” por “abordar a muchas mujeres en situaciones relacionadas con el trabajo, cuando era algo claramente inapropiado”.

Estos casos se han hecho p√ļblicos tres a√Īos despu√©s de que Ellen Pao se convirtiera en un s√≠mbolo del debate sobre la cultura sexista en Silicon Valley, tras demandar por discriminaci√≥n sexual a la prominente firma inversora donde trabajaba por cargos que finalmente fueron rechazados.

Tendencias Ahora