Tecnología
Miércoles 09 octubre de 2019 | Publicado a las 16:48
Científica de la U. Austral descubre clave para diferenciar el sexo de una almeja a simple vista
Por Camilo Suazo
La información es de Comunicado de Prensa
visitas

Casi por casualidad, -o por serendipia como se dice en ciencia- un estudio genético terminó demostrando que a simple vista se puede distinguir si una almeja es macho o hembra, contrario a lo que decía la ciencia hasta ahora. El descubrimiento es clave para simplificar el estudio de su población y comportamiento de los bancos naturales.

El reciente descubrimiento científico hecho por la Doctora Marcela Astorga, investigadora del Instituto de Acuicultura de la U. Austral de Chile, podría ser la clave para el mapeo y conservación de la especie, con algo tan simple como poder diferenciarla sexualmente a simple vista.

Hasta ahora, la ciencia afirmaba la inexistencia de dimorfismo sexual, esto es diferencias en rasgos fenot√≠picos (tama√Īo, forma o coloraci√≥n) entre machos y hembras de una misma especie, de la almeja Ameghinomya antiqua.

Sin embargo, la investigación dirigida por la Dra. Marcela Astorga, académica del Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral de Chile (UACh), sede Puerto Montt y directora del Doctorado en Ciencias de la Acuicultura de la misma casa de estudios, comprobó lo contrario.

La almeja Ameghinomya antiqua, conocida anteriormente como Venus antiqua, es un tipo de molusco bivalvo, es decir, cuyo cuerpo está protegido por dos conchas (valvas), que se cierran sobre las partes blandas del interior. Esta almeja, que se distribuye entre la zona costera de la ciudad de Valdivia y Punta Arenas, es fundamental para la economía nacional por ser, de los moluscos bivalvos de bancos naturales, el de mayor extracción.

En la ciencia existe un concepto llamado serendipia, esto es un hallazgo inesperado que se produce cuando se est√° buscando algo diferente. Fue as√≠, de casualidad, que la Dra. Astorga se√Īala haber detectado la existencia de diferenciaci√≥n sexual en esta especie.

Durante un monitoreo realizado por la Dra. Astorga y su equipo en la costa chilena, desde el sur de Per√ļ hasta Punta Arenas, en el marco de un proyecto Fondef que desde 2016 buscaba analizar la distribuci√≥n, gen√©tica de poblaciones y la proporci√≥n entre sexos de la almeja, detectaron, sorpresivamente, una diferencia entre machos y hembras.

‚ÄúNosotros √≠bamos sexando, esto es definir el sexo de la almeja abri√©ndola, ya que externamente esto no es posible. Al abrir tantas almejas, empezamos a detectar un patr√≥n de diferenciaci√≥n de color entre hembras, que presentaron una g√≥nada blanquecina, y machos que, presentaron g√≥nadas anaranjadas. Entonces, comenzamos a corroborar todas las almejas al microscopio y vimos que el patr√≥n se manten√≠a‚ÄĚ, sea√Īl√≥ la Dra. Astorga.

La investigación evidenció un dimorfismo sexual en la almeja a partir de la recolección de un total de 456 individuos en Carelmapu y 430 individuos en Quellón, ambas localidades situadas en la Región de los Lagos, Chile. Los individuos, recogidos durante septiembre de 2016 y agosto de 2017, fueron posteriormente seleccionados por maduración sexual y examinados en el laboratorio de microscopía de la UACh, sede Puerto Montt.

Manejo sustentable del recurso

Ameghinomya antiqua es una almeja de valor esencial para Chile. La extracción de ésta es realizada exclusivamente por la pesca artesanal, a través del buceo.

A pesar de su importancia econ√≥mica, social y cultural, este recurso no cuenta con normativas regulatorias para su extracci√≥n, es decir, no existe veda. Esto se convierte en un problema para la sustentabilidad futura de un recurso marino que durante los √ļltimos 15 a√Īos ha visto sus bancos naturales reducidos y, en algunos casos, desaparecidos.

“En los √ļltimos 20 a√Īos se ha ido gradualmente reduciendo los vol√ļmenes de extracci√≥n, es una evidencia directa. Hay un caso dram√°tico en Ancud, donde los bancos desaparecieron, hubo una extinci√≥n local. La primera hip√≥tesis es la sobreexplotaci√≥n: la presi√≥n de los pescadores sobre el recurso hace que los bancos naturales no alcancen a reponerse”, explic√≥ la acad√©mica del Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral, UACh.

La identificación del sexo de una especie es central para la evaluación de bancos naturales, permitiendo conocer la proporción existente entre machos y hembras, dato que determina la posibilidad de repoblar. El hallazgo de la Dra. Astorga y su equipo se vuelve un antecedente esencial para la identificación rápida (sin uso de microscopía) del sexo de A. antiqua, permitiendo un monitoreo biológico-pesquero más efectivo del recurso.

En lo que sí era parte de su estudio, la doctora Astorga derribó otro mito: esta almeja -venus antiqua- no está en todo Chile, sino que sólo entre Valdivia y Punta Arenas. Lo que se encuentra en las caletas del centro y norte es la taca, especie con un aspecto muy similar en su exterior, y que se consume mayoritariamente en las zonas inmediatas.

Uno de los desafíos para conservar el equilibrio de la población de almejas, es encontrar el punto donde su extracción no supere la capacidad del banco natural para la repoblación adecuada. Además, en las costas chilenas se encuentra una proporción 50/50 entre machos y hembras. Lo ideal, dice Astorga, es la proporción de 3 hembras por cada macho.

Tendencias Ahora