Tecnología
Sábado 07 septiembre de 2019 | Publicado a las 21:03 · Actualizado a las 21:08
Premiado f√≠sico chileno denuncia p√ļblicamente a directivo del MIT por esc√°ndalo sexual de Epstein
visitas

Aunque ha transcurrido casi un mes desde que se suicidara en su celda del Centro Correccional de Manhattan en Nueva York, el escándalo por los abusos sexuales hacia menores cometidos por el millonario Jeffrey Epstein sigue salpicando su entorno, y no sólo en las finanzas o la política, sino también en la academia.

¬ŅEl nombre m√°s reciente en la lista? Joichi Ito, director desde 2011 del prestigioso Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en EEUU, y quien la tarde de este s√°bado renunciara al cargo, cediendo a las presiones por sus supuestos v√≠nculos econ√≥micos con Epstein.

Aunque Ito niega haber tenido conocimiento, un reportaje de la revista New Yorker publicado ayer revel√≥ documentos demostrando que el Media Lab del MIT estaba al tanto de las condenas de Epstein por abuso sexual e incitaci√≥n a la prostituci√≥n de menores cuando recibi√≥ donaciones de su parte, por montos cercanos a los 800.000 d√≥lares. Peor a√ļn, la administraci√≥n de Ito habr√≠a intentado ocultar el origen de los fondos, e incluso maquillar las cifras para que no sobrepasaran los l√≠mites permitidos por la instituci√≥n.

“Las acusaciones en el reportaje son de una gravedad tan extrema, que demandan una investigaci√≥n inmediata, profunda e independiente”, indic√≥ el presidente del MIT, L. Rafael Reif.

Pero la renuncia de Ito no sólo acaece por sus vínculos con Epstein -de quien reconoció haber recibido 1.2 millones de dólares para su fondo de inversiones personal- sino por denuncias de sus propios colegas sobre discriminación e irregularidades en la dirección del Media Lab.

Joi Ito | South China Morning Post
Joi Ito | South China Morning Post

Uno de los principales denunciantes es C√©sar Hidalgo, f√≠sico y emprendedor chileno, autor del proyecto DataChile, quien formaba parte del Media Lab previo a la llegada de Ito. Hidalgo, quien renunci√≥ al MIT para ocupar un cargo en el comit√© de Inteligencia Artificial (ANITI) de la Universidad de Toulouse, en Francia, us√≥ su cuenta de Twitter la ma√Īana de este s√°bado para dar a conocer los problemas que enfrent√≥ durante su gesti√≥n por el s√≥lo hecho de ser latino.

“Fui permanentemente discriminado y excluido, siendo el √ļnico latino”

“Supe acerca de las relaciones de Epstein con el MIT y Joi en el momento en que Joi hizo su disculpa p√ļblica (15 de agosto). Me un√≠ al Media Lab antes de que Joi asumiera como director, y tengo algunas reflexiones al respecto que compartir”, inicia el investigador.

“Durante semanas he observado en silencio la situaci√≥n. Ya no tengo relaci√≥n con el MIT puesto que acept√© una posici√≥n de comit√© en la Universidad de Toulouse. Sin embargo, tras leer el art√≠culo de The New Yorker, siento la responsabilidad de compartir mi experiencia. Tengo muy poco que decir respecto de los v√≠nculos de Epstein con el Media Lab ya que me he ido enterado de todo por las noticias. Pese a ello, tengo algunas cosas que decir sobre el ambiente en que estas cosas ocurrieron, ya que eso puede ayudarnos a entender las condiciones que las permitieron”.

“Estuve ligado al Media Lab por casi una d√©cada, primero como asistente y luego como profesor asociado. Dirig√≠a el Grupo de Aprendizaje Colectivo, que tuvo cerca de 20 personas en alg√ļn momento. Pero, ¬Ņera yo realmente un miembro de esa facultad?“.

Chidalgo.com
Chidalgo.com

“Por un lado, parec√≠a uno. Publicaba ensayos y proyectos y, en 2018, qued√© en 5¬ļ lugar entre todo el equipo del Media Lab (senior y junior) en el n√ļmero de citas recibidas por mis trabajos ese a√Īo seg√ļn Google Scholar. Pero por otro lado, era permanentemente discriminado y excluido. Perm√≠tanme compartir con ustedes algunas an√©cdotas de lo que significaba ser el √ļnico latino en la historia del Media Lab del MIT”.

“Algunos a√Īos despu√©s de que Joi se convirtiera en director, organiz√≥ un evento sobre minor√≠as (raciales) en las ciencias. Nadie me invit√≥ y s√≥lo me enter√© cuando un miembro de la organizaci√≥n vino a mi clase y me pidi√≥ que nos traslad√°ramos porque la iban a ocupar en el evento”.

“As√≠ es. El √ļnico latino miembro del Media Lab del MIT era expulsado de su propia sala de clases para que Joi pudiera realizar su evento de “minor√≠as en la ciencia”. Por cierto, tengo un doctorado en f√≠sica en caso de que se lo pregunten. Sin embargo durante mi d√©cada en el MIT, s√≥lo logr√© tener dos reuniones personales* con Joi y, cuando las solicitaba, era puesto en una lista de espera durante meses” (*el acceso a las jefaturas en la academia es imprescindible para poder conseguir proyectos y financiamiento).

comillas
“Eso no era un tratamiento equitativo. Recuerdo que un colega le dijo a un comit√© visitador cuanto les gustaba tener a Joi como director porque pod√≠an llamarlo en cualquier momento que quisieran, incluso a mitad de la noche. Eso no era cierto para el √ļnico profesor latino en el Media Lab”
- César Hidalgo

“El Media Lab ten√≠a menos de 30 acad√©micos, pero a√ļn as√≠, ten√≠a menos acceso a las jefaturas del que tuvo Epstein. Pero aunque tengo una d√©cada de historias para contar en ese sentido, mi intenci√≥n no es s√≥lo desprestigiar a un l√≠der sobre el que ya se prob√≥ su mala praxis. El Media Lab ten√≠a cosas buenas y aprend√≠ much√≠simo durante los diez a√Īos que pas√© ah√≠. Antes de unirme al Media Lab ya sab√≠a c√≥mo escribir ensayos, pero no sab√≠a c√≥mo preparar productos. Eso fue algo que aprend√≠ all√≠ y estoy muy agradecido por esas lecciones”.

“A√ļn as√≠, el Lab era un ambiente muy extra√Īo. Un lugar lleno de estrellas pero sin ninguna galaxia. Un lugar rico en capital f√≠sico y humano, pero pobre en capital social. Un lugar que era f√°cil de capturar pol√≠ticamente por alguien astuto”.

“Recuerdo una junta acad√©mica donde una de las docentes senior le pidi√≥ a Joi una peque√Īa cantidad de fondos para realizar un seminario acad√©mico. Pero el director ten√≠a su propio “talk show” en el auditorio, el que usaba para invitar a sus amigos (y no para fines acad√©micos). As√≠ que Joi simplemente vet√≥ la iniciativa y le dijo a la junta que enviaran sugerencias a su equipo sobre quienes pod√≠an venir al evento que √©l conduc√≠a. La profesora senior qued√≥ notablemente ofendida. Pod√≠a percibir su dolor. Y hablamos de una docente de muchas d√©cadas en el Media Lab, con una carrera y publicaciones brillantes”.

Joi Ito a la izquierda | Wired
Joi Ito a la izquierda | Wired

“Sin embargo fue vetada por un “falso acad√©mico”* que estaba tratando de construirse una carrera publicando en blogs y usando gente que escribiera por √©l. Ella se qued√≥ sentada ah√≠ sin nada que pudiera hacer despu√©s de aquel intercambio. Todos nos quedamos en silencio. Nos faltaba el capital social para leernos la mirada unos a otros y contraatacar” (*Joichi Ito no tiene t√≠tulo universitario, y su nombramiento en el cargo fue muy debatido en su momento).

“El Media Lab tiene muchos acad√©micos e inventores brillantes, que me dejan en total asombro por sus m√©ritos intelectuales y contribuciones. Pero aunque se promueve a s√≠ mismo como una comunidad, no lo es”.

“Por eso no me sorprendi√≥ cuando le√≠ la carta de disculpas de Joi. No me sorprendi√≥ no haber sabido nada al respecto ni tampoco que hubiera sucedido. Como les coment√© anteriormente, yo era un paria dentro de la plutocracia amigocr√°tica de Joi”.

“As√≠ que creo que ya es hora de cortar el tumor y salvar al paciente. Los estudiantes del Media Lab (antiguos y nuevos) no merecen ser arrastrados en sus carreras debido a los malos comportamientos del director de su director. Ellos s√≥lo son espectadores inocentes. Los acad√©micos no son tan inocentes, pero por ser c√≥mplices de estas acciones (algunos quiz√° lo fueron), sino porque eran incapaces de controlar las acciones del director ejecutivo del Media Lab. Perm√≠tanme explicarles”.

“El Media Lab fue fundado por un hombre de car√°cter fuerte quien lo dirigi√≥ con amor duro y comentarios que se destrozaban el alma. Una personalidad como la de Steve Jobs, por as√≠ decirlo. Ese tipo de gobierno determinado pod√≠a ser aceptable para un fundador visionario, despu√©s de todo, era su idea y su lugar”.

“Pero ese tipo de privilegios y autoridad no deber√≠an ser heredados por un administrador contratado. Luego de que el fundador se fue, el Media Lab debi√≥ cambiar de un r√©gimen “presidencial” a “parlamentario”, donde el director respondiera ante los miembros senior de la facultad, no a la inversa. Para hacer eso, los acad√©micos senior necesitaban m√°s capital social entre ellos. Sin √©l, la captura era inminente. Y bueno, la captura ocurri√≥ y dio paso al comportamiento inaceptable que ahora conocemos”.

“¬ŅQu√© seguir√° para el Media Lab? No tengo voz ni voto en ello. Mi esperanza es que la gente buena en el Media Lab se unir√°. Hay muchas personas grandiosas all√°. pero su n√ļmero se est√° reduciendo. El Lab ha perdido mucha gente fant√°stica desde que comenzaron en 2008, y hay una gran brecha generacional”.

“As√≠ que ahora es el momento de que los acad√©micos senior tomen el mando y creen esa comunidad que el Media Lab siempre ha dicho tener, pero que no existe. Estar√© feliz de ayudar y contribuir. Aunque el Media Lab me dio una paliza emocional en muchas ocasiones, no estoy muerto. Estoy algo magullado, pero listo para ayudar”.

“Conozco el liderazgo del Media Lab y s√© que el cuerpo directivo del MIT estar√° evaluando esto seriamente. L√°stima que s√≥lo sea el inicio de la jornada. El futuro es posible si no caminas solo. Sean fuertes. Hagan lo que es correcto. Han sacado a gente (del MIT) por mucho menos”.

Tendencias Ahora