Tecnología
Miércoles 17 abril de 2019 | Publicado a las 15:53
Científicos logran reactivar algunas funciones cerebrales de cerdos muertos
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un grupo de investigadores logr√≥ restablecer ciertas funciones neuronales en el cerebro de cerdos muertos desde hac√≠a varias horas, un hito digno de la ciencia ficci√≥n, que en ning√ļn caso prueba que sea posible la resurrecci√≥n.

El estudio publicado el mi√©rcoles en la revista Nature indica en efecto que en los cerebros estudiados no se detect√≥ “ninguna actividad el√©ctrica que implicar√≠a un fen√≥meno de conciencia o percepci√≥n”.

“No son cerebros vivos sino cerebros cuyas c√©lulas est√°n activas”, asegura uno de los autores del estudio, Nenad Sestan.

Seg√ļn este investigador de la universidad de Yale, estos trabajos demuestran que “subestimamos la capacidad de restauraci√≥n celular del cerebro”.

Adem√°s, sugieren que el deterioro de las neuronas como consecuencia “del cese del flujo sangu√≠neo podr√≠a ser un proceso de larga duraci√≥n”, seg√ļn un comunicado de Nature.

Los cerebros de los mam√≠feros son muy sensibles a la disminuci√≥n del ox√≠geno provisto por la sangre. Por ello, cuando se interrumpe el flujo, el cerebro deja de estar oxigenado y los da√Īos son irreparables.

Los investigadores utilizaron 32 cerebros de cerdos muertos desde hacía 4 horas. Gracias a un sistema de bombeo bautizado BrainEx, fueron irrigados durante seis horas con una solución a una temperatura equivalente a la del cuerpo (37 grados).

Esta solución, un sustituto de la sangre, fue concebida para oxigenar los tejidos y protegerlos de la degradación derivada del cese del flujo sanguíneo.

Los resultados fueron abrumadores: disminuci√≥n de la destrucci√≥n de las c√©lulas cerebrales, preservaci√≥n de las funciones circulatorias e incluso restauraci√≥n de una actividad sin√°ptica (se√Īales el√©ctricas o qu√≠micas en la zona de contacto entre neuronas).

Stefano G. Daniele Y Zvonimir Vrselja | Sestan Laboratory | Yale School of Medicine
Stefano G. Daniele Y Zvonimir Vrselja | Sestan Laboratory | Yale School of Medicine

Seg√ļn los investigadores, el estudio podr√≠a permitir comprender mejor el cerebro, estudiando de qu√© manera se degrada “post mortem”. Tambi√©n abrir√≠a la v√≠a a futuras t√©cnicas para preservar el cerebro tras un infarto, por ejemplo.

Teóricamente, a largo plazo, podría servir para resucitar un cerebro muerto, algo por ahora imposible.

¬ŅVivo o muerto?

“Los desaf√≠os inmediatos que plantean estos resultados son ante todo √©ticos”, subraya el profesor David Menon, de la universidad de Cambrigde, que no particip√≥ en el estudio.

Reabre la cuesti√≥n sobre “qu√© es lo que hace que un animal o un hombre est√© vivo”, afirman otros cient√≠ficos en un comentario publicado paralelamente en Nature.

“Este estudio utiliz√≥ cerebros de cerdos que no hab√≠an recibido ox√≠geno, glucosa ni otros nutrientes durante 4 horas. Por lo tanto, abre posibilidades hasta ahora inimaginables”, seg√ļn Nita Farahany, Henry Greely y Charles Giattino, respectivamente profesora de Filosof√≠a y especialistas de neurociencias.

El estudio podr√≠a poner en evidencia dos principios cient√≠ficos, seg√ļn estos expertos.

“Primero, el hecho de que la actividad neuronal y la conciencia se paran definitivamente tras varios segundos o minutos de interrupci√≥n del flujo sangu√≠neo en el cerebro de los mam√≠feros”.

“Segundo, el hecho de que a menos que se restaure r√°pidamente la circulaci√≥n sangu√≠nea, se activa un proceso irreversible que lleva a la muerte de las c√©lulas y seguidamente a la del √≥rgano”, afirman.

Estos tres expertos exhortan a establecer “directivas sobre las cuestiones cient√≠ficas y √©ticas que plantea este estudio”.

En otro comentario publicado por Nature, expertos en bioética subrayan que el desarrollo de la técnica BrainEx podría a largo plazo perjudicar la donación de órganos.

Para un trasplante, la mayor√≠a de √≥rganos se extraen de donantes en estado de muerte cerebral. Si se considera que este estado es reversible, ¬Ņqu√© suceder√° con la donaci√≥n?

El tr√≠o Farahany, Greely y Giattino cita una frase del filme estadounidense “La princesa prometida”, de 1987: “Hay una peque√Īa diferencia entre estar casi muerto y completamente muerto (…) Casi muerto, todav√≠a se est√° un poco en vida”, afirma un curandero en la pel√≠cula.

Tendencias Ahora