Tecnología
Reportan elevadas temperaturas en el mar ant√°rtico que se esperaban para 100 a√Īos m√°s
Publicado por: Camilo Suazo La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Estudian el impacto del cambio clim√°tico en las esponjas ant√°rticas, pero el hallazgo no los dej√≥ de sorprender: midieron temperaturas en el mar frente a la isla Doumer que se esperaban en 100 a√Īos m√°s, seg√ļn los escenarios pronosticados de calentamiento global.

Este es el tercer a√Īo que investigadores del Instituto Ant√°rtico Chileno (INACH) hacen su campa√Īa de terreno en la base Yelcho, en la isla ya mencionada. El proyecto ‚ÄúEvaluando la utilidad de esponjas ant√°rticas para el estudio del cambio global: Respuestas a nivel individual y de comunidad‚ÄĚ forma parte de la Expedici√≥n Cient√≠fica Ant√°rtica, ECA 54, y es financiado por Fondecyt y dirigido por el bi√≥logo marino C√©sar C√°rdenas.

En el verano de 2016, él y su equipo observaron la distribución de las esponjas antárticas en el fondo marino cercano a la isla Doumer. En cada uno de los sitios se dejó un sensor que mide la temperatura y luminosidad, para obtener algunos parámetros ambientales que ayuden a comprender la distribución y abundancia de los organismos.

‚ÄúEn el verano del 2017 remuestreamos estos sectores y recuperamos los sensores que estuvieron bajo el agua por 12 meses a 10 y 20 metros y encontramos aumentos significativos de la temperatura del agua a corto plazo, registr√°ndose temperaturas de verano que llegaron a 3 ¬ļC, siendo que estas temperaturas se encuentran pronosticadas aproximadamente para el a√Īo 2100 por el Panel Intergubernamental de Cambio Clim√°tico (IPCC)‚ÄĚ, coment√≥ C√°rdenas.

Los datos obtenidos también indican importantes variaciones a corto plazo durante la temporada, en un ambiente que siempre se ha considerado como de los más estables del planeta.

ECA54 | Ignacio Reyes
ECA54 | Ignacio Reyes

Estos aumentos de temperatura en periodos relativamente breves, podrían indicar que en zonas como isla Doumer y alrededores (archipiélago de Palmer), existen características ambientales distintas. Por tanto, los organismos que viven allí podrían potencialmente llegar a tener diferentes tipos de respuestas al calentamiento en relación a organismos de otras zonas, como en la Antártica oriental, en donde la temperatura parece ser mucho más estable.

En los estudios de efectos del cambio clim√°tico en organismos marinos, estos son expuestos a temperaturas de 3 y 5 ¬ļC. En temporadas estivales anteriores, se han encontrado en el mismo sector temperaturas de 1.2 y 1.6 ¬ļC, siendo ese el rango de la temperatura promedio para un verano normal.

Recientemente, investigadores del British Antarctic Survey, en las cercan√≠as de la base Rothera, isla Adelaida, utilizaron placas calefactoras a profundidades similares creando escenarios de 1 y 2 ¬įC, que corresponden a temperaturas que se esperan en los pr√≥ximos 50 y 100 a√Īos seg√ļn el IPCC.

Este verano, C√°rdenas volvi√≥ a la isla Doumer y la medici√≥n de temperaturas ha llegado a 1.4 ¬ļC. Estos datos se contrarrestaron con datos de temperatura superficial (menos de 1 metro de profundidad) obtenidos en la base estadounidense Palmer, cercana a la base Yelcho, observando que los patrones ten√≠an cierta coincidencia.

Efecto en los organismos marinos ant√°rticos

Los científicos nacionales buscan entender este aumento de la temperatura en el mar y las posibles consecuencias para el ecosistema. Existen varios estudios que prueban con distintos organismos sometidos a estrés y dan luces de si un animal es capaz de aclimatarse o no.

‚ÄúJustamente es lo que hicimos esta temporada con esponjas del g√©nero Isodictya que fueron sometidas en laboratorio a 3 y 6 ¬įC y en las cuales evaluaremos su capacidad fisiol√≥gica de responder a estos aumentos de temperatura caracterizando los diferentes genes de estr√©s que expresa esta especie en particular‚ÄĚ, dijo el especialista doctorado en Biolog√≠a Marina, en la Victoria University of Wellington, Nueva Zelandia.

Los investigadores ya han dejado sensores y recolectado las esponjas del sector por tres a√Īos consecutivos. Ahora, los cient√≠ficos quieren observar la reacci√≥n de un mismo organismo (esponjas que fueron marcadas y muestreadas a 10 m de profundidad en a√Īos consecutivos) a distintas temperaturas para determinar si las especies marinas podr√°n sobrevivir o no en estos escenarios que en algunos casos ya son reales.

INACH
INACH

A las esponjas marcadas por el equipo cient√≠fico, se les extraer√° una muestra de tejido para posteriormente secuenciar el ADN de la comunidad bacteriana asociada, observando si existe alg√ļn cambio en la composici√≥n de esta comunidad en relaci√≥n al a√Īo m√°s c√°lido.

Algunas esponjas que fueron analizadas el a√Īo pasado, este a√Īo 2018 ya no se encontraban. Esto se puede deber a un ciclo natural o la acci√≥n erosiva del hielo, factor muy relevante en esta bah√≠a de la isla Doumer.

Los sensores tienen una duraci√≥n que dependen del fr√≠o y del n√ļmero de mediciones que hagan. En la campa√Īa actual, se est√°n colocando nuevos sensores de temperatura para ser recuperados el pr√≥ximo verano y ver si nuevamente se registran las elevadas temperaturas.

Una parte de los resultados de este proyecto fue publicada recientemente por C√°rdenas, Marcelo Gonz√°lez y Pamela Santib√°√Īez, investigadores pertenecientes al Departamento Cient√≠fico del INACH, en la revista PeerJ.

Tendencias Ahora