El sistema de suministro de oxígeno de uno de los módulos de Estación Espacial Internacional (EEI) sufrió una falla, pero la tripulación no corre peligro, informó este jueves a la AFP la agencia espacial rusa Roscosmos.

La falla en el módulo ruso Zvezda se registró en el laboratorio orbital el miércoles por la noche. Pero “un segundo sistema en el segmento estadounidense funciona con normalidad”, dijo a la AFP un portavoz de Roscosmos.

“Nada amenaza la seguridad de la tripulación y la EEI”, dijo el vocero, y agregó que la reparación se llevaría a cabo el jueves.

El problema surgió después de la llegada de tres nuevos tripulantes, dos de ellos rusos y uno estadounidense, que hizo elevar a seis el número de astronautas.

Este incidente en la EEI, cuyo primer módulo se lanzó hace más de dos décadas (en 1998), se produce después de que la tripulación detectara en agosto una fuga de aire a bordo.

Roscosmos enfatizó en ese momento que la filtración no era significativa y no representaba ningún peligro, pero que tenía que detectar con precisión de dónde venía.

La tripulación cree que ahora han encontrado la fuente de la pérdida. El portavoz de Roscosmos aseguró que recibirían instrucciones precisas del control de la misión para trabajar en el futuro sobre el problema.

Citado por la agencia de noticias RIA Novosti, el astronauta ruso Gennady Padalka dijo que el equipo a bordo de la EEI había pasado su fecha de caducidad.

“Todos los módulos del segmento ruso están agotados”, dijo Padalka, quien ostenta el récord mundial haber pasado la mayor cantidad de días en el espacio y aclaró que el equipo solo debe usarse durante 15 años, mientras que ya tiene dos décadas.