Tecnología
Detectan extra√Īas se√Īales de radio que provendr√≠an de estrella a 11 a√Īos luz de la Tierra
Publicado por: Fabián Barría
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los cient√≠ficos del Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, quedaron consternados al percatarse que una estrella ubicada a 11 a√Īos luz de la Tierra estar√≠a enviando ondas de radio.

Seg√ļn informaron, su procedencia est√° en el cuerpo celeste que brilla 2.800 veces menos que el Sol, denominado Ross 128, ubicado en un c√ļmulo de estrellas rojas.

Fue el pasado 10 de mayo cuando los investigadores se percataron de la situaci√≥n tras observar por un mes el espacio, mediante uno de los mayores radiotelescopios del mundo. El descubrimiento podr√≠a aportar informaci√≥n sobre el tipo y la cantidad de radiaci√≥n que emiten estas ‘enanas’.

De acuerdo a la explicaci√≥n, las se√Īales eran una serie de pulsos “casi peri√≥dicos”, similares a las que emiten los sat√©lites puestos en √≥rbita desde suelo terrestre.

El astrobi√≥logo de la Universidad de Puerto Rico a cargo de los estudios, Abel M√©ndez, especific√≥ a ABC que “el campo de visi√≥n del observatorio de Arecibo es lo suficientemente amplio, por lo que existe la posibilidad de que las se√Īales no fueran causadas por la estrella, sino por otro objeto que estuviera en la misma l√≠nea de visi√≥n”.

Asimismo, manifest√≥ que “es poco probable que las se√Īales fueran enviadas por extraterrestres”, aunque asegur√≥ que la probabilidad no pod√≠a descartarse.

¬ŅQui√©n las env√≠a?

Para los cient√≠ficos habr√≠an cuatro teor√≠as respecto de las causas de las se√Īales.

Seg√ļn dijeron, podr√≠a tratarse de emisiones de llamarada Tipo II de la estrella, aunque √©stas, en general, ocurren en frecuencias mucho m√°s m√≠nimas. En tanto, la dispersi√≥n de las se√Īales sugieren que provendr√≠an desde la atm√≥sfera del cuerpo.

Por otro lado, sostienen que podrían venir de otro objeto que se ubicaba en el mismo campo de visión que Ross 128. No obstante, los estudiosos aseveraron que la cantidad de objetos en el mismo campo es muy inferior.

En la misma l√≠nea, se tratar√≠a de un “fogonazo” del motor de un sat√©lite cient√≠fico de origen terrestre, aunque esta situaci√≥n no se ha presenciado nunca.

La √ļltima teor√≠a hace referencia a que las se√Īales tienen origen extraterrestre, “una cuesti√≥n que no puede descartarse”. “Tenemos aqu√≠ un misterio abierto, y las tres explicaciones principales son, en estos momentos, tan v√°lidas como cualquier otra”, explic√≥ M√©ndez.

De todas formas, los investigadores contin√ļan trabajando y ya consiguieron por m√°s tiempo el Observatorio puertorrique√Īo. Mientras, grupos del Seti (B√ļsqueda de Inteligencia Extraterrestre) de California ya est√°n al tanto del suceso, por lo que podr√≠an ponerse a trabajar por su cuenta.

URL CORTA: http://rbb.cl/hevs
Tendencias Ahora