Tecnología
Jueves 28 marzo de 2019 | Publicado a las 16:32 · Actualizado a las 18:45
Los peligros de hablar espa√Īol como los asistentes de voz Siri y Alexa
Por Camilo Suazo
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pocos podr√≠an imaginar que el director de una gran tecnol√≥gica y un “hacker” fueran protagonistas de una conferencia en el principal congreso de la lengua espa√Īola, pero la inteligencia artificial se ha convertido en una amenaza que se cierne sobre el castellano.

Jos√© Mar√≠a √Ālvarez-Pallete, director general de Telef√≥nica, la empresa tecnol√≥gica m√°s importante de Espa√Īa y Latinoam√©rica, y Chema Alonso, “hacker” de la compa√Ī√≠a, advirtieron que es necesario tomar medidas para que nuestros hijos no acaben hablando como Siri o Alexa, los asistentes virtuales de Apple y Amazon.

El espa√Īol es la segunda lengua nativa m√°s hablada en el mundo, solo por detr√°s del chino mandar√≠n, pero ya hay m√°s m√°quinas dotadas de inteligencia artificial que personas expres√°ndose en este idioma, record√≥ el director de la Real Academia de la Lengua Espa√Īola, Ram√≥n Mu√Īoz Machado.

Una tecnolog√≠a que avanza a un ritmo vertiginoso, y de la que se espera una gran expansi√≥n en los pr√≥ximos a√Īos, a pesar de que las m√°quinas ya comprenden mejor que los humanos.

Mientras que nosotros somos capaces de entender un 93% de lo que oímos, las máquinas ya están por el 96%, y ya son mejores que los humanos en

comprensión lectora.

Desde 2018 traducen con m√°s precisi√≥n, adem√°s de haber ganado concursos de debate, en los que no solo es necesario comprender, sino contextualizar y argumentar, record√≥ √Ālvarez-Pallete.

Las máquinas comienzan a hablar entre ellas y crean lenguajes que son indescifrables para los humanos. Y como muestra un botón: Facebook desconectó a mitad de 2017 una máquina que había creado una variante del inglés que ni sus propios creadores entendían.

Como explic√≥ el director de Telef√≥nica, “las m√°quinas no son perfectas”, por eso es necesario que las personas les pongamos limitaciones, ya que no est√°n codificadas “l√≠nea a l√≠nea” para cumplir ciertas funciones, sino que aprenden unas de otras sin necesidad de mano humana.

Aunque para aprender tambi√©n se nutren de la experiencia de las personas. Los algoritmos de la red viralizan todo lo que escribimos y decimos m√°s los humanos, muchas veces de forma err√≥nea: “Es muy dif√≠cil o casi imposible escribir un imperativo en Whatsapp porque te lo corrige por un infinitivo”, record√≥ √Ālvarez-Pallete.

Una b√ļsqueda en Google da luz a su advertencia. “Decirlo de una vez” tiene 2,2 millones de coincidencias; “decidlo de una vez”, 3.000.

Tampoco se libran las palabras, explic√≥ Alonso. Su equipo puso a examen las 93.000 palabras del diccionario de la RAE. El corrector de Word no reconoci√≥ 7.500, y el de Google, 8.700, “y no necesariamente las mismas”, matiz√≥ el “hacker”.

Las m√°quinas “por un lado viralizan los errores y por otro cercenan la riqueza del lenguaje”, advirti√≥ √Ālvarez-Pallete.

Sesgo de género

Las m√°quinas tampoco escapan al sesgo de g√©nero. Si en el traductor de Google se traduce del ingl√©s al espa√Īol “nurse”, el resultado es “enfermera”, mientras que si se pone “surgeon”, nos da “cirujano”.

“En este momento la tecnolog√≠a no es importante, porque ya est√° aqu√≠, es imparable. Es el momento de las ciencias sociales, de las humanidades”, explic√≥ √Ālvarez-Pallete, agregando que es un momento en el que la sociedad tiene que decidir “qu√© es lo que puede hacer la tecnolog√≠a porque es socialmente aceptable, un mundo nuevo en el que las reglas se est√°n por escribir”, funci√≥n que corresponde “a las personas y no a las m√°quinas”.

Adem√°s de comprender el lenguaje, las m√°quinas ya comienzan a “sentir”, a entender el contexto, el tono con el que se dicen las palabras, aunque como destac√≥ Alonso, no se sabe c√≥mo.

Tyler Lastovich | Pexels (CCO)
Tyler Lastovich | Pexels (CCO)

Y ah√≠ es donde el espa√Īol flojea. A pesar de su rico capital humano, el idioma que se impone en la tecnolog√≠a es el ingl√©s, y las principales empresas que desarrollan la inteligencia artificial est√°n en Estados Unidos y Asia, un riesgo porque los designios del idioma no se decidir√°n en pa√≠ses hispanohablantes.

“El desarrollo de la inteligencia artificial va a traer como consecuencia inmediata una globalizaci√≥n de la cultura, proceso en el que el espa√Īol no puede quedar relegado”, ya que las emociones de otros idiomas no son las mismas que las del espa√Īol, asegur√≥ √Ālvarez-Pallete, quien firm√≥ un acuerdo con la RAE para estudiar y mitigar este efecto.

Pero los dispositivos con inteligencia artificial ya se han colado en nuestra vidas. “Los ni√Īos ya comienzan a preguntar a Siri o Alexa lo que no han comprendido en clase. Si no hacemos nada los ni√Īos aprender√°n m√°s de las m√°quinas que de sus padres y profesores, por lo tanto naturalizar√°n esa comunicaci√≥n”, profetiz√≥ √Ālvarez-Pallete.

Tendencias Ahora