Blogs
Lunes 10 diciembre de 2018 | Publicado a las 09:48
Para que haya democracia hay que entender la estrategia
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Durante la semana pasada se hizo evidente que las democracias occidentales est√°n perdiendo la capacidad de encontrar un rumbo humanista, evitando el permanente peligro de una nueva guerra.

Como se√Īal√≥ un estudiante franc√©s en las protestas del s√°bado, la gente est√° cada vez m√°s enojada y siente que los pol√≠ticos nos est√°n obligando a elegir, cada vez, entre lo que es malo y lo que es peor.

En el siglo 19, el militar prusiano Carl Von Clausewitz se√Īal√≥ que la guerra no es m√°s que la continuaci√≥n de la Pol√≠tica por otros medios.

As√≠, se√Īal√≥ que tanto la pol√≠tica como la guerra se desarrollan a partir de tres elementos.

Estos son: el Odio, como envidia, resentimiento o ganas de venganza; la Codicia, como apetencia de obtener ganancia o lucro; y la Astucia, como capacidad de planificar, observar para actuar en el momento justo y con la fuerza necesaria.

En estos d√≠as, la prensa occidental se esfuerza en su gran mayor√≠a en instalar odio y miedo en la gente de la base social: a la derecha y el liberalismo falso, a la izquierda y el socialismo, a los chinos, latinoamericanos, negros, cat√≥licos, jud√≠os, ateos, machistas, minor√≠as sexuales…

La codicia en tanto, se instala como una ficci√≥n de que la ganancia econ√≥mica y poder de compra, como si estar a la moda y despertar aunque sea un poquito de envidia en los vecinos fuera el √ļnico camino a la felicidad.

Mientras que el tercer factor, la Astucia, se la mantiene pudorosamente bien disfrazada como defensa de la libertad y la democracia, frente a la horrible amenaza de los otros, quienquiera que sea que esté compitiendo por el poder. El poder político o el poder militar. Y en ambos casos el poder se expresa en dinero.

El problema de la visión de Von Clausewitz es que en esa asimilación de guerra y política como dos caras de una misma moneda, se produce que la paz y el verdadero progreso pasen a ser imposibles, y así lo ha demostrado la historia.

Porque la gente, al fin, termina por cansarse de elegir entre lo malo y lo peor.

Escucha aquí la columna completa

Tendencias Ahora