Blogs
Martes 17 abril de 2018 | Publicado a las 18:34
Crítica de teatro: "Nanas", voces que buscan espacio
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Esa palabrita que quiere implicar un afecto familiar, falso y/o hipócrita, es el título de esta obra crítica de Leonardo González (Aquí no se ha enterrado nada, Misceláneas, mierdas y memeces) que dirige Ana López, al frente de la cia. Interdram (El efecto, Rocha).

Porque el t√©rmino ‚Äúnana‚ÄĚ pretende endulzar el trabajo dom√©stico realizado por mujeres durante largas horas, con poca remuneraci√≥n y, muchas veces, maltrato de su dignidad.

Una realidad que la obra ubica en la inmigraci√≥n femenina en nuestro pa√≠s y cuyo texto se nutre con los testimonios reales de una mujer chilena y tres de Ecuador, Per√ļ y Santo Domingo.

En esta propuesta, las voces son las protagonistas, ya que cada una cuenta su experiencia personal, a veces como reflexión íntima o abierta, e incluye también la de personajes secundarios que se mencionan en los monólogos.

La obra, financiada con un Fondart Regional, ganó los premios Municipal de Literatura de Santiago 2014 y Mejor Dramaturgia 2017, Hispanic Organization of Latin Actors, de Nueva York.

Obra de teatro "Nanas" | Andrés Olivares (c)
Obra de teatro “Nanas” | Andr√©s Olivares (c)

A una realidad económica estructural y a su superestructura cultural alude este montaje, con miles de mujeres con pocos estudios que son sobreexplotadas y al indispensable trabajo doméstico como soporte de la familia actual.

Y al surgimiento inevitable de un sistema de relaciones entre empleadores y empleadas que la directora completa a trav√©s de una quinta actriz que interpreta a una ‚Äújefa‚ÄĚ vieja y enferma y a otra m√°s joven e h√≠per ventilada, ambas absorbentes.

La directora entrega los cuatro monólogos del texto original en fragmentos que se van entrelazando para subrayar aspectos emotivos, divertidos y dramáticos de cada mujer.

Una opción que, con el apoyo de los desplazamientos coreográficos del elenco, agiliza el relato global -coral si se quiere-, aunque dificulta seguir cada historia personal.

Como las voces son las protagonistas, cada actriz busca darle a su rol un espacio propio, a través del gesto corporal, formas de hablar y entonaciones de cada país, exigencia que Claudia Cabezas cumple de manera brillante.

Su experiencia y talento generan mini universos de hondo sentido y profundidad humana, y credibilidad, hacen que sus textos cumplan la funci√≥n de traer al presente el mundo en que est√°, aquel de donde proviene, sus dolores y sue√Īos.

Tres grandes ‚Äúesculturas escenogr√°ficas‚ÄĚ forman parte del ambiente de la obra, una gigantesca bolsa de basura y dos grupos de escobillones, s√≠mbolos del trabajo dom√©stico (dise√Īo de Fernanda Videl).

Son presencias inmóviles e invasivas para mujeres que la necesidad las obliga a vivir la vida de otros, ya que trabajan para reemplazarlos en sus quehaceres domésticos diarios.

Un drama con aristas de humor-iron√≠a, un texto que destaca por la diversidad tem√°tica y las conexiones m√ļltiples que establece, y una puesta en escena contempor√°nea que habla por un importante grupo de mujeres sin voz.

Matucana 100. Miércoles a sábado, 20.00; domingo 19.00 horas. Entrada general $6.000; estudiantes y tercera edad $3.000; miércoles y jueves popular $2.000. Hasta el 22 de abril.

Tendencias Ahora