Blogs
Nunca m√°s reuniones de apoderados
Publicado por: Claudia Farah
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ojalá se incorpore el estilo uno a uno con los profesores en vez de las reuniones generales con temas que bien podrían mandarlos por escrito.

Con el fin de los primeros meses del a√Īo escolar, se acaba en mi muro el desfile de fotos del ‚Äúprimer d√≠a de clases‚ÄĚ de los hijos de mis amigos. Aunque debo reconocer que disfrut√© cada una de las fotos y sonrisas de los ni√Īos esperanzados con el a√Īo escolar que comienza (probablemente porque sea una nerd y no haya nada que me guste m√°s que un cuaderno nuevo); debo reconocer tambi√©n que experiment√© el tremendo placer de saber que nunca m√°s voy a tener que ir a una reuni√≥n de apoderados.

Es un sentimiento contradictorio: as√≠ como me parece maravilloso tener hijos peque√Īos que est√°n en casa y no dejan nido vac√≠o, tengo al mismo tiempo un alivio profundo de no tener que sentarme en una sala a escuchar a apoderados desatinados discutiendo pelotudeces (sin descartar claro, que alguien pueda opinar lo mismo de m√≠).

Es que no s√© en los colegios de ustedes, pero por los dos que pas√≥ mi hija (uno particular subvencionado y otro liceo municipalizado), hab√≠a que ir una vez al mes a esas reuniones eternas. Mon√≥logos interminables a los que llevaba el tejido para dejarlo cada cierto rato y anotar dos palabras. Entonces, pasaba dos horas tejiendo pregunt√°ndome ‚Äú¬Ņpor qu√© no me mandaron esto por escrito?‚ÄĚ, un correo electr√≥nico m√°s que sea si no quieren gastar papel.

S√≥lo al terminar todo una pod√≠a acercarse a el/la profesor/a jefe para hablar lo verdaderamente importante: la cr√≠a de una. Pero hab√≠a que hacerle guardia otros 15-20 minutos para poder tener unos escasos 5 minutos de informaci√≥n valiosa: ‚Äú¬Ņc√≥mo le va a mi hija y si hay algo en que deba poner atenci√≥n o reforzar?‚ÄĚ. Eso cuando el tema era general o de la materia de ese profesor, porque sino hab√≠a que solicitar una reuni√≥n en la semana en horario de oficina con el profesor pertinente. Entonces, el/la profesor/a jefe abrumado de tanta cosa y justificadamente agotado pasadas las 9pm, con suerte pod√≠a emitir algunas oraciones l√≥gicas y una se iba con la sensaci√≥n de haber perdido el tiempo.

Pero cuando llegamos a Inglaterra en el 2012, todo fue distinto: no existen las reuniones de apoderados por curso donde una persona habla a todos de temas generales. Eso lo mandaban por escrito con la pertinente colilla para que uno confirmara que lo hab√≠a le√≠do y/o enviara una respuesta pertinente (as√≠ se aseguraban que nadie pod√≠a decir que ‚Äúno le avisaron‚ÄĚ).

Lo que hab√≠a s√≥lo dos veces al a√Īo, era una tarde donde masivamente asist√≠an apoderados CON los estudiantes a hablar con los profesores, inspectores y director del colegio de acuerdo a lo que el/la apoderado/a consideraba pertinente. ¬ŅPodr√≠a no haber ido? Claro. Como tambi√©n pude anotarme con TODOS, porque obviamente yo soy de las que quiere saber todo (pero eso seguro ya lo hab√≠an notado).

Junto con la comunicación de que tal día se iba a realizar esta sesión, venía una hoja con bloques de 15 minutos disponibles entre las 15 y las 20 horas. Si una quería hablar con el profesor de Matemáticas y de Ciencias, se anotaba con uno a las 16:15 horas y con el otro a las 16:30 horas, por ejemplo. Luego, los alumnos iban a pedirle la cita al profesor quien lo anotaba en ese bloque o en el más cercano que tuviera disponible. Por lo tanto, una sabía que si hacía las citas, podría entrar y salir en una hora determinada, conocida y previamente acordada.

El d√≠a en cuesti√≥n, llegabas al colegio, firmabas una hoja de asistencia y te dirig√≠as siempre con tu hija/o a la mesa de los profesores que ten√≠as reservados. Te sentabas con ellos y durante 10 minutos ellos te hablaban exclusivamente del desempe√Īo de TU hija/o, de c√≥mo podr√≠a mejorar con sugerencias concretas: X material de estudios o Y clase extra que se da en Z d√≠a y hora.

Daban información que tenían preparada porque sabían que vendrías, donde la estudiante estaba involucrada totalmente en los progresos de su propia educación y donde podía ver a profesores y padres/apoderados involucrados en darle todo el apoyo y reconocimiento necesario. Podía también explicar o resolver conflictos y elegir la solución que más le acomodara a todos.

Este sistema se extiende a todos los niveles, incluso los m√°s peque√Īos. S√≥lo que en vez de hablar con varios profesores, mientras m√°s peque√Īos menos profesores con los que tienen materias. Lo que hace que tanto padres, apoderados, alumnos y profesores optimicen el tiempo de todos desde muy temprana edad escolar.

Tengo entendido que algunos colegios particulares usan este mismo sistema, pero me atrever√≠a a decir que los liceos municipales a√ļn no lo incorporan y siguen con estas reuniones mensuales eternas donde cada d√≠a asisten menos apoderados, los ni√Īos son dejados de lado y tienen poca efectividad. Creo que vale la pena considerar nuevos mecanismos, ¬Ņno?

Claudia Farah S.
Periodista, escritora amateur, madre polisilábica de una adolescente, crítica de realidades y creyente fanática de que se puede cambiar el mundo. Viví en Inglaterra después de hacer el Magister en Filosofía, Política y Economía en la Universidad de York. Actualmente, me encuentro en Chile.

URL CORTA: http://rbb.cl/gsia
Tendencias Ahora