Blogs
Martes 07 agosto de 2018 | Publicado a las 12:12 · Actualizado a las 12:25
¬ŅLa ciudad anti-mujeres?: cuando los espacios p√ļblicos ya no son seguros para ellas
Publicado por: Aníbal Venegas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A prop√≥sito de las reyertas feministas que se han tomado las calles santiaguinas para exigir derechos hist√≥ricamente negados, como por ejemplo el derecho a la autodeterminaci√≥n, ha quedado en evidencia que el espacio p√ļblico no es un lugar seguro para las mujeres. De la edad que sea. La que se atreva a desafiar el establishment alzando pac√≠ficamente banderas de lucha se expone ipso facto al escarnio solapado de los trolls de redes sociales ‚Äďque piden que las ‚Äútetadas‚ÄĚ sean a ‚Äúrostro descubierto‚ÄĚ o incluso que las feministas se maten‚Äď, al ninguneo de personajes de radio y televisi√≥n con pretensiones intelectuales, a que se diga que la demanda por aborto libre es en realidad un mero ‚Äútirar el poto a la chu√Īa‚ÄĚ.

Ahora resulta que tambi√©n se exponen a pu√Īaladas en diversas partes del cuerpo. La ciudad se convierte en un lugar hostil para las mujeres, las repudia y desde√Īa. Ojal√° las pudiera destruir o al menos empujar a discreci√≥n por una superficie lisa y con l√≠mites bien delineados, con la esperanza de que caigan todas juntas en las profundidades de las oscuras y mort√≠feras aguas. Las plazas, parques y avenidas se transforman de pronto en un campo minado donde hay que ir pasando con el m√°ximo sigilo, ya que en cualquier momento puede estallar la bomba.

Las plazas chilenas ¬ŅLas mejores del mundo?

Hace un par de semanas, una mujer fue atacada sexualmente por un grupo de hombres -que inclu√≠a a menores de edad- en el Parque de Los Reyes, en pleno Santiago Centro. Y es que despu√©s de las 17:00 horas, algunas calles chilenas resplandecen √ļnicamente gracias a los faroles de los autos. Porque no es at√≠pico toparse con √°reas completas del Parque Forestal, Balmaceda y Uruguay con luminarias apagadas o rotas, con arbustos tupidos de hoja perenne donde se esconden desde perros callejeros, parejas haciendo cruising y desalmados que aguardan el momento preciso para atacar a una mujer sola y/o acompa√Īada.

Eso de que el victimario es ‚Äúun conocido de la v√≠ctima‚ÄĚ parece derrumbarse con los nuevos m√©todos de ultraje y violaci√≥n del cuerpo femenino, desafiando a√Īos de investigaci√≥n en el √°rea de la criminolog√≠a y la psiquiatr√≠a forense. El victimario se apropia del espacio p√ļblico, incluidas las mujeres, que son algo as√≠ como parte de ese paisaje, lo mismo que los rododendros, las palmeras y la ch√©pica estropeada por la meada y la vomitadera de la jarana de la noche anterior. Y, sin embargo, la bruta sigue siendo ella, porque ‚Äúpara qu√© se expone, a las 11 de la noche‚ÄĚ, ‚Äúquiz√° en qu√© andaba metida‚ÄĚ. ‚ÄúLe pas√≥ por lesa‚ÄĚ.

Chile, el pa√≠s donde las v√≠ctimas cargan con todas las culpas. Chile, el pa√≠s donde el acoso callejero llega a un punto tan alto que alcaldes de ideolog√≠as opuestas han debido tramitar ordenanzas municipales, a fin de castigar a quienes creen que es bueno manosear a una mujer o hacerle pebre la autoestima a punta de lisonjas malintencionadas ¬ŅPor qu√© no cierran la boca?.

…A las mujeres las manosean por detr√°s y por delante, por arriba y por abajo, da lo mismo si est√°n ah√≠…
- Aníbal Venegas

El mayor sometimiento al patriarcado en el espacio p√ļblico ocurre en el momento en que la ciudad se entrega a la masificaci√≥n de los espacios, porque todos y todas deben entrar y salir del trabajo/colegio/universidad exactamente a la misma hora, con sus minutos y segundos bien contados. Los mansos corderos son al establo, la monta√Īa, otra vez el establo y ahora la alfalfa, lo que mujeres y hombres son a la oficina y manzana donde se erige el edificio que la contiene, otra vez la oficina y ahora para la casa de una patada apretujados en el Metro.

A veces hay ni√Īos amorosos de por medio que rabean y pegan sendas patadas en las pantorrillas de las mamis. Y todo esto, sin ninguna otra raz√≥n m√°s que el sinsentido que gu√≠a la mayor parte del quehacer nacional. Entonces en las esquinas de la jarana y la dictadura del lumpen musical que se toma espacios como si les pertenecieran en tanto realizan su arte ah√≠ mismo (Lastarria, Bellas Artes, Parque Forestal, etc.), a las mujeres las manosean por detr√°s y por delante, por arriba y por abajo, da lo mismo si est√°n ah√≠.

Las pocas rebeldes aguardan un ratito m√°s, ni idea si la Bip estar√° cargada, un buen cigarro fumado en el parque alarga el plazo m√°ximo para llegar a la casita fea, sin mayor pretensi√≥n est√©tica que las dichosas ventanas termopanel. Para eso se trabaja y se somete uno durante 8 o 12 horas diarias. Los 365 d√≠as del a√Īo, restando alg√ļn feriado o si se tiene suerte, una licencia m√©dica.

¬ŅNo es posible implementar un plan estrat√©gico para permitir que estas situaciones de abuso y sometimiento cesen de una vez por todas?
- Aníbal Venegasí

A alguien se le ocurrió la idea de separar los carros del metro por sexo, a fin de evitar la exposición al manoseo y el abuso. Quien escribe vivió en India una buena temporada y en ciudades como Delhi y Mumbai, el metro está efectivamente separado por género. Al menos en materia de acoso sexual directo las cifras no han disminuido, simplemente se han acotado más los lugares donde se puede abusar de la mujer de manera directa.

¬ŅHay que llegar a esos l√≠mites? ¬ŅNo es posible implementar un plan estrat√©gico para permitir que estas situaciones de abuso y sometimiento cesen de una vez por todas? La soluci√≥n ‚Äďpienso‚Äď debe ir de la mano de un profundo y revolucionario cambio a nivel curricular en las escuelas, donde el √©nfasis sea puesto en cursos que incluyan s√≠ o s√≠ una perspectiva feminista de la educaci√≥n, es decir, que se ense√Īe que las mujeres no son objetos ‚Äďcosificaci√≥n‚Äď y que no son propiedad de otros, sino √ļnicamente de s√≠ mismas.

¬ŅCuan revolucionario ser√≠a establecer un sistema que estimule la imaginaci√≥n y por lo tanto la empat√≠a, la solidaridad, la compasi√≥n y el amor por el otro? ¬ŅCuan beneficioso resultar√≠a promover el Shramdaan, es decir, dedicar una hora del d√≠a al servicio del otro para demostrar mi respeto y admiraci√≥n en tanto ser humano? Quiz√° ese sea un punto de partida.

Aníbal Venegas

Tendencias Ahora