El festival que celebraría en Estados Unidos el 50 aniversario de Woodstock fue cancelado, anunció este miércoles uno de los organizadores del evento, tras un sinnúmero de problemas de producción, como deserciones y cambios de locación.

“Lamentamos que una serie de contratiempos imprevistos hicieran imposible organizar el festival que imaginamos”, dijo en un comunicado el promotor Michael Lang, cofundador del primer Woodstock.

El 25 de julio, los organizadores habían anunciado que el concierto tendría lugar en Columbia, Maryland, después de que se les negara, en repetidas ocasiones, el permiso para hacerlo en Vernon, en el norte del estado de Nueva York.

El primer lugar elegido había sido Watkins Glen, en el estado de Nueva York, a unos 230 km del sitio original, situado en Bethel, en el extremo suroeste del estado.

Pero no parecía de tamaño suficiente para la ambición de los organizadores, que anunciaron a 150.000 espectadores, mientras la empresa de producción contratada afirmó que era imposible apuntar a más de 65.000.

De todos modos, no lograron obtener el permiso para celebrar el concierto en este antiguo circuito de Fórmula 1, cuyos propietarios finalmente exigieron la cancelación del contrato.

Además de la larga incertidumbre por el lugar, hubo dificultades de financiación.

El principal socio financiero del proyecto, Amplifi Live, se retiró llevándose los 18 millones de dólares que había invertido.

La empresa de producción contratada, Superfly, también se apartó, cuestionando la viabilidad del proyecto.

También había incertidumbre sobre la participación de los artistas anunciados a principios de año, incluidos Jay-Z, Miley Cyrus y Santana.

El evento estaba programado para realizarse del 16 al 18 de agosto.