Artes y Cultura
Lunes 10 junio de 2019 | Publicado a las 12:48 · Actualizado a las 15:10
Entre hits y problemas de sonido: siete momentos del esperado debut en Chile de Hall & Oates
visitas

Con una versión más lenta de lo normal de Maneater, una de las canciones más populares de su catálogo, Hall & Oates debutó en Chile ante más de 11 mil personas en Movistar Arena, en un show que contó con un amplio repaso por sus hits de los setentas y ochentas pero que no estuvo exento de problemas técnicos.

Hall & Oates | DG Medios
Hall & Oates | DG Medios

Tras un aplaudido tel√≥n musical a cargo del cr√©dito local Pedropiedra, que present√≥ una suerte de “s√ļper banda” con Crist√≥bal Brice√Īo (Ases Falsos), Leo Saavedra (Primavera de Praga), Catalina Rojas y Jorge Delaseva, entre otros, el show del d√ļo que integran los estadounidenses Daryl Hall y John Oates comenz√≥ pasadas las 21:00 horas con el citado single de 1982, inmediatamente aplaudido por la audiencia.

El saludo musical, sin embargo, evidenció las primeras deficiencias de sonido, que se tradujeron en constantes gestos y muecas de Hall a sus asistentes. El detalle trascendió hasta la tercera canción de la lista, Out of Touch, tras la cual el guitarrista incluso pidió disculpas y explicó sus gestos.

Para Say It Isn’t So, otro de los cl√°sicos de la dupla, la guitarra y el micr√≥fono volvieron a complicar a Hall con notorios acoples en el sonido, mientras que You’ve Last That Lovin’feelin destac√≥ como la primera canci√≥n donde sus dos voces coincidieron. Antes, One on One se inscribi√≥ como el primer “lento” de la noche, pero tambi√©n como una de las piezas que m√°s desesper√≥ al rubio vocalista.

M√°s calmado y al piano, Daryl introdujo uno de los momentos m√°s aplaudidos de la noche: la balada Sara Smille, con John Oates animando al p√ļblico desde los coros y la guitarra r√≠tmica.

El cierre de la primera parte del espect√°culo estuvo reservado para uno de los pasajes bailables del binomio, Can’t Go for That (No Can Do), otra vez en una versi√≥n at√≠pica y m√°s lenta que la original, pero no por ello menos aplaudida.

Tras su regreso al escenario, la banda introdujo tres canciones del embrión del repertorio: Rich Girl, Kiss on My List y Private Eyes, ya sin muecas al sonidista y con Daryl Hall concentrado en 100% en sus labores del frontman.

A pesar de las centenares de butacas dispuestas por toda el Arena, el p√ļblico vitore√≥ de pie y por m√°s de 100 minutos el debut en Chile de Hall & Oates, que apelando a nuevas lecturas de sus discos inscribi√≥ un total de 15 canciones en vivo. La √ļltima, como era natural, fue la festiva You Make My Dreams, con Hall al teclado y Oates en guitarra.

Hall & Oates | DG Medios
Hall & Oates | DG Medios
Tendencias Ahora