Artes y Cultura
Domingo 12 mayo de 2019 | Publicado a las 19:35 · Actualizado a las 19:59
C√≥mo reinventarse en 15 recuerdos: as√≠ fue el show con que Los Tres celebraron 22 a√Īos de "Fome"
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A 22 a√Īos de su debut y con dos funciones que agotaron todos sus tickets, Los Tres repasaron √≠ntegramente uno de sus discos m√°s c√©lebres e influyentes: Fome (1997), con la complicidad de miles de asistentes que repletaron este viernes y s√°bado el Teatro Coliseo.

Con una escenograf√≠a inspirada en los colores y dise√Īo de su ic√≥nica portada de roja, la banda liderada por √Ālvaro Henr√≠quez interpret√≥ de principio a fin las 15 canciones del √°lbum que grabaron en Woodstock, Nueva York, junto al afamado productor de rock Joe Blaney (Ramones, The Clash, Charly Garc√≠a, Prince, etc).

Si bien el primer show dej√≥ en evidencia los nervios y desajustes t√©cnicos de un debut tan rimbombante como ceremonioso (a ratos la voz de Henr√≠quez desaparec√≠a, sobre todo al inicio), el segundo fue solo celebraci√≥n y festejo, con el quinteto tomando control del repertorio al son de un p√ļblico transversal y euf√≥rico.

Hinchas de Deportes Concepción, celebridades del humor como Palta Meléndez, amigos del grupo como Fernando González y hasta el presidente de Colo Colo, Anibal Mossa, vibraron con el playlist que catapultó a la banda penquista afines de los noventa tras el abrumador éxito del MTV Unplugged de 1995.

El característico sonido del órgano Hammond y una coreográfica caminata espacial de Titae Lindl en Claus marcaron el inicio de la ruta, que luego siguió con la beatlemaniaca Bolsa de mareo, Toco Fondo y Olor a gas, las tres con coros multitudinarios.

Para De Hacerse se va a Hacer, una de las nost√°lgicas del disco, Henr√≠quez envolvi√≥ su voz en el rasgueo de una guitarra espa√Īola, para despu√©s volver a electrificarla en la furiosa Antes, cuya frase “ahora soy un lastre de profesi√≥n” se convirti√≥ en mantra las dos noches.

los tres, alvaro henriquez
Carlos M√ľller

Fealdad, con el acorde√≥n de Cuti Aste (eterno colaborador de Los Tres), trajo con vals el primero de los paisajes sure√Īos de Fome. Eso, antes de dos de las postales m√°s “pesadas” del show: la danza surrealista de Jarabe para la Tos y el estribillo enrabiado de Libreta.

Sin embargo, una de las pocas similitudes de ambos recitales ocurri√≥ en la d√©cima pista del √°lbum: Me arrend√©, interpretada por Henr√≠quez en la soledad de su guitarra el√©ctrica tal como en la versi√≥n original. Fue, quiz√°s, la historia de Instagram favorita de los asistentes, pero tambi√©n uno de los momentos m√°s emotivos de la coyuntura, a un a√Īo exacto del trasplante de h√≠gado que tuvo con riesgo vital al vocalista.

Con Silencio el jolgorio mut√≥ de nuevo en el peque√Īo teatro del barrio Moneda, y con La Torre de Babel irrumpieron los gritos destemplados. La tranquilad de Pancho sirvi√≥ para tejer el desenlace del disco, que tuvo un cierre acorde a su altura con la letan√≠a absurda y gastron√≥mica de Restor√°n y el instrumental (otra vez con Titae a cargo del Hammond) de Largo, la √ļltima canci√≥n.

Cerrar y Abrir, Camino, Morir de Viejo, Moizefala (tema que hab√≠a desaparecido de los recitales de Los Tres), D√©jate Caer y La Espada y la Pared marcaron el bis de esta primera aproximaci√≥n a Fome, cuya celebraci√≥n tendr√° una gira por el pa√≠s anunciada para este a√Īo. Por mucho, uno de los mejores shows del grupo en el √ļltimo tiempo.

Tendencias Ahora