Artes y Cultura
Alexei Volodín cierra con brillo el ciclo Los Grandes Pianistas en el Teatro Municipal de Santiago
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Nuevamente se presentó en el escenario del Teatro Municipal de Santiago, el gran pianista ruso Alexei Volodin.

Volodin ostenta una destacada trayectoria internacional, con participaciones en los festivales y series de piano m√°s importantes del mundo y de quien se dice que es un artista dedicado incondicionalmente a la expresi√≥n de la m√ļsica y su hermoso tono “emergente desde el interior sin trucos a√Īadidos”. Eso, porque todo lo que entrega este c√©lebre instrumentista suena emocionalmente aut√©ntico y sentido.

Volod√≠n particip√≥ en el concierto de cierre del ciclo 2016 de los Grandes Pianistas denominado “Fantas√≠a Musical”. en el cual el ejecutante se enfrent√≥ con importantes obras de Beethoven, Scriabin, Chopin, Mozart y Schumann, experiencia que a√Īadi√≥ m√°s brillo a la que ya ha obtenido en su importante carrera y que concluy√≥ con tres “encore”, todos recibidos en medio de ruidosos aplausos.

A la altura del siglo XVI, el t√©rmino fantas√≠a, en m√ļsica, se defin√≠a en la descripci√≥n de obras que no tuvieran una forma fija, sino que se tomara como base al concepto de exploraci√≥n y que, en concreto, signfica ir a lo m√°s extremo de la imaginaci√≥n del compositor.

Con una extraordinaria preparación, técnica y talento para el tema, Volodín resolvió, en forma genial, la propuesta sobre cinco fantasías de los mencionados compositores, que aquí detallamos y que provocaron revuelo y admiración en el Municipal de Santiago:

Sonata en Do sostenido menor n√ļmero 14, opus 27 n√ļmero 2, “Claro de Luna”, hermosa, a la vez una de las principales composiciones de Ludwig van Beethoven, que al publicarse originalmente fue conocida como “Quasi una fantas√≠a”, en la cual el genio de Bonn marca su estilo especial y fija su idea, no s√≥lo de autor, sino que tambi√©n como pianista.

Fantas√≠a en S√≠ menor, opus 28, del ruso Alexander Scriabin, compuesta en el a√Īo 1900, en la cual Scribian pudo interiorizarse en varias nociones que ser√≠an importes en su labor futuro. En especial, Scriabin consigue aqu√≠ en una parte, como resumir las complicaciones musicales y tem√°ticas de la inmensa √≥pera “Trist√°n e Isolda”, de Richard Wagner, en una breve obra para piano.

Fantasía en Fa menor, opus 49, del romántico polaco Frédéric Chopin, la fantasía misma en sus composiciones, por la libertad formal que adaptó para muchas de sus obras más importantes: baladas y scherzos, principalmente.

Fantas√≠a n√ļmero 3 en Re menor, del austr√≠aco Wolfgang Amadeus Mozart, una de las piezas a√ļreas de la m√ļsica selecta de todos los tiempos, en la que las breves secciones que la forman, parecen relacionarse una con otras, revelando as√≠ una exploraci√≥n emocional muy concreta.

Fantasía en Do mayor, opus 17, Robert Schumann, el pianista alemán, destacado por lo romántico, con esta gran obra dedicada con el corazón a su futura esposa Clara y musicalmente a su compatriota Franz Liszt y plena de virtuosismo.

Tendencias Ahora