Artes y Cultura
Alfredo Perl ofrece un concierto excepcional interpretando a Haydn, Schumann y Beethoven
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ovacionado de principio a fin por cerca de 800 personas y mostrando la calidad que lo confirma como uno de los mejores pianistas chilenos de todos los tiempos, Alfredo Perl ofreció un concierto de excepcional calidad.

En la ocasión, el magnífico solista se presentó con un solo concierto en el escenario de Rosario Norte 660 de Las Condes. En él ofreció un programa con dos bloques dedicados a dos compositores que han sido hitos fundamentales en su carrera: Robert Schumann y Ludwig van Beethoven, dos de cuyas obras abordó en el programa en forma lucidísima.

‚ÄúMe encant√≥ volver a tocar la Appassionata de Beethoven en Chile‚ÄĚ, expres√≥ Perl al descender del escenario, en que brind√≥ un atractivo programa para el p√ļblico. All√≠ interpret√≥: Sonata en La bemol Mayor Hob. XVI/46 de Joseph Haydn, la Humoresca de Robert Schumann, la Sonata en Fa Mayor Op. 54 y la Sonata en Fa menor Op.57,Appassionata, de Beethoven

Radicado en Alemania y con una carrera paralela como director de la Orquesta de Cámara de Detmold, Alfredo Perl es, sin lugar a dudas, uno de los pianistas nacionales más relevantes y reconocidos de su generación.

‚ÄúPerl se ha ganado su lugar entre los gigantes del teclado‚ÄĚ (The Times de Londres). Una descripci√≥n del lugar de este gran concertista en el mundo.

Al comienzo del concierto, el m√ļsico brind√≥ la Sonata en La bemol mayor de Haydn, cuya idea fue muy bien expresada por Perl, para una obra de los comienzos del contacto de Haydn con las Sonatas, en lo que fue una especie de Divertimento, con sus movimientos Allegro moderato, Adagio y Finale Presto. El ejecutante exhibi√≥ una expresividad intensa (que se repetiria en gran medida en la mayor parte de la velada), incluyendo partes muy bellas y melodiosas que cerraron con la demostraci√≥n de un virtuosismo a toda prueba.

Antes del intermedio, Perl nos llev√≥ al “Humoresque” opus 20 de Schumann, una obra en siete movimientos, en que el autor ofrece siete piezas principales, donde cada una de ellas es aut√≥noma con respecto a las dem√°s, pero al interpretar la obra completa, no debe darse la impresi√≥n de divisi√≥n entre las partes. Se se√Īala que esta composici√≥n constituye un provechoso estudio del estilo de escritura pian√≠stica del primer periodo de Schumann, ya que en ella est√°n contenidas casi todas sus t√©cnicas compositivas, como pedales, suspensiones, repetici√≥n de figuraciones m√©tricas y muchas m√°s. De cerca de media hora de duraci√≥n, con un desarrollo intenso, esta obra de temas musicales casi constantemente en renovaci√≥n, creada por Schumann, signific√≥ una labor esforzada, brillante y con acogida t√©cnica por parte del int√©reprete chileno, en una parte muy inspirada de su recital.

En la segunda parte, enteramente dedicada a Beethoven, Perl mostr√≥ una ejecuci√≥n en plenitud, en todos los aspectos de la t√©cnica pian√≠stica y la belleza de las notas que iba emitiendo el insrumento. Primero, con la Sonata n√ļmero 22, opus 54, escrita por el genio de Bonn en 1804, cuando ya comenzab√° tambi√©n a componer su famos√≠sima Quinta Sinfon√≠a y Haydn aun viv√≠a. Beethoven, a pesar de escribir aqu√≠ una obra que ser√≠a poco trascendente, ya empezaba a evidenciar sus dotes de genio, con algunos pasajes de gran belleza.

Vino, en el programa, como coronaci√≥n, la inmortal Sonata Apasionatta, n√ļmero 54,en Fa menor, pieza triunfal por donde se le mire. El enfoque de Perl fue notable para sus dos muy elogiados movimientos, s√≥lidos y hermosos. con aristas rom√°nticas y cl√°sicas: el primero, Allegro assai y el segundo Andante con moto (attacca). Aqu√≠ , el ejecutante, en lo m√°ximo de su concentraci√≥n y brillante calidad de ejecuci√≥n, remat√≥ la obra, con una digitaci√≥n maestra y una sensibilidad emotiva que se traspas√≥ hacia los espectadores.

URL CORTA: http://rbb.cl/elm6
Tendencias Ahora