Artes y Cultura
Lunes 20 abril de 2020 | Publicado a las 11:13
"Fever": la premonitoria novela que vio venir la pandemia del coronavirus
Por Emilio Contreras
La información es de Agence France-Presse
visitas

Deon Meyer hubiera preferido que “Fever” (Fiebre) permaneciera en el estricto √°mbito de la ficci√≥n, pero la actual pandemia del coronavirus ha convertido a la novela del escritor sudafricano en un libro de anticipaci√≥n de inquietante actualidad.

“Eso no me da la menor satisfacci√≥n”, se apresura a precisar este autor de novelas negras de √©xito. “No puedo dejar de pensar en la tristeza de esos millares de personas que han perdido a familiares o un empleo y viven atemorizadas”, dice.

Fever“, el t√≠tulo de la novela en ingl√©s, relata el combate por la supervivencia de un padre y de su hijo en un mundo vaciado de casi la totalidad de su poblaci√≥n por una pandemia.

Cuatro a√Īos despu√©s de que el libro saliera, leerlo ahora produce escalofr√≠os

La trama se basa en un coronavirus animal que se transmite al hombre y que se propaga a todo el planeta a imparable velocidad que lleva al cierre de las fronteras e instala el miedo permanente al prójimo, necesariamente vector de la enfermedad.

Fever es el resultado de emociones, preocupaciones y de muchas lecturas”, dice a la AFP Deon Meyer, desde su confinamiento en los alrededores de Ciudad del Cabo (sudoeste), cuando se le se√Īala el car√°cter premonitorio de la novela.

“Siempre me gustaron las ficciones de fin de mundo, he le√≠do mucho sobre ello cuando ten√≠a 20, 30 a√Īos. A medida que tomaba conciencia del calentamiento clim√°tico, del √Čbola (..) o del virus H1N1, no pude impedir pensar que viv√≠amos en un mundo donde el apocalipsis es posible”, agrega.

Esa inquietud del ciudadano se plasmaría en la inspiración del escritor a partir de 2012.

“El virus, arma ideal”

Durante tres a√Īos, este experiodista llev√≥ a cabo una profunda investigaci√≥n para otorgarle a su novela el mejor barniz cient√≠fico posible.

“Para el mundo que quer√≠a describir, necesitaba matar al 95% de la poblaci√≥n mundial pero preservando las infraestructuras intactas. Un virus me pareci√≥ el arma ideal”, dice.

Tuvo además un largo diálogo con un par de renombrados virólogos, para identificar al virus más letal.

Un coronavirus, dijeron sin lugar a dudas el profesor Wolfgang Preiser, de la universidad sudafricana de Stellenbosch, y su colega Richard Tedder, del University College de Londres.

El escenario ficticio de la transmisi√≥n de la enfermedad, que los cient√≠ficos imaginan, inspira la “fiebre” de Deon Meyer.

“Un hombre en alg√ļn lugar en √Āfrica tropical, descansando bajo un √°rbol mango…”, escribe Meyer en su cap√≠tulo 4. Es seropositivo, tiene el sistema inmunitario debilitado, est√° contaminado por un coronavirus transmitido por heces de murci√©lago.

El germen muta y se transforma en temible asesino, que se propaga e infecta al mundo entero. Otra premonición acertada.

La realidad imita la ficción

Cuando escuchó hablar en enero de los primeros casos del nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan, Deon Meyer confiesa haberse sumergido otra vez en sus apuntes. Y, aterrado, observa cómo la realidad de la propagación de la covid-19 imita, a veces, la ficción de la novela.

“Incluso los pa√≠ses desarrollados hab√≠an concebido detallados planes contra” la epidemia, se lee en “Fever”. “En teor√≠a, deb√≠an funcionar. Pero la naturaleza no tiene en cuenta las teor√≠as, ni los errores humanos”, agrega.

“El gran interrogante ahora, es saber cu√°les ser√°n las consecuencias si los confinamientos duran tres o cuatro meses y no funcionanan”, afirma el escritor.

“¬ŅCuanto tiempo la gente va a considerar que el inter√©s (sanitario) superior se impone al de la supervivencia de sus familias?”, pregunta preocupado.

Las autoridades de muchos países pobres o socialmente muy desiguales, como Sudáfrica, tienen dificultades para mantener confinadas a poblaciones cuya supervivencia diaria depende del comercio informal, menciona como ejemplo.

En “Fever“, este combate entre supervivientes se hace con armas, bajo la mirada del grupo de humanos “elegidos” que han fabricado el virus que caus√≥ la epidemia.

La tesis de un origen humano de la propagaci√≥n de la covid-19 se ha extendido en las √ļltimas semanas, alentando tesis complotistas de todo tipo, en torno a la posible fuga del virus de un laboratorio chino.

Deon Meyer quiere esperar que su libro no ha alimentado infundadas elucubraciones. “Creo que la audiencia de estas teor√≠as complotistas no va m√°s all√° de algunos sitios internet en manos de locos”, sentencia.

"Fever"
“Fever” | Amazon
Tendencias Ahora