Artes y Cultura
Viernes 26 julio de 2019 | Publicado a las 12:11 · Actualizado a las 12:14
El policía que convierte en novelas el submundo de la peligrosa ciudad pakistaní Karachi
Por Francisca Rivas
La información es de Agence France-Presse
visitas

Su padre fue asesinado por un sicario de la ciudad pakistan√≠ de Karachi y su compa√Īero de polic√≠a, por los talibanes. La tragedia planea sobre las novelas que est√°n convirtiendo a Omar Shahid Hamid en uno de los autores pakistan√≠es en lengua inglesa m√°s populares.

Durante casi dos d√©cadas, Hamid ha sido polic√≠a en Karachi, la megal√≥polis portuaria del mar Ar√°bigo que durante a√Īos estuvo plagada de violencia pol√≠tica y extremista.

En la actualidad es subinspector general y se est√° convirtiendo r√°pidamente en uno de los escritores m√°s reconocidos de Pakist√°n, publicando cuatro libros desde 2013.

Su trabajo ha atraído la atención de los principales canales de televisión en busca de nuevo material original del sur de Asia, incluyendo a Netflix, que ya ha tenido un gran éxito con contenido similar en series de televisión como Sacred Games, sobre el corrupto submundo de Bombay.

Hamid dijo que el secreto de su éxito son sus relatos de corrupción política, asesinos a sueldo y policías corruptos, con el trasfondo de las rivalidades étnicas en los barrios de la ciudad.

“Es esa realidad, ese realismo crudo, que creo que muchos lectores disfrutan”, explic√≥ a la AFP.

A veces esa realidad le golpeó duro y cerca.

Hamid escribi√≥ la mayor parte de sus obras mientras estaba en a√Īo sab√°tico despu√©s de que se le aconsejara que abandonara Karachi y se tomara un descanso del trabajo policial en 2011, cuando fue amenazado por grupos yihadistas.

Próximo a la realidad

Semanas despu√©s de la publicaci√≥n de su primera novela, El prisionero (The Prisoner), su mentor y compa√Īero de polic√≠a Chaudhry Aslam -la inspiraci√≥n de uno de los protagonistas del libro- fue asesinado en un atentado suicida reivindicado por los talibanes.

En su tercera novela, El trabajador del partido (The Party Worker), Hamid retrata el ascenso de un brutal sicario que mataba a instancias de un partido pol√≠tico ficticio, que gobernaba la ciudad con pu√Īo de hierro.

Para los conocedores de Karachi, el personaje refleja la vida del temido sicario Saulat Mirza, quien sirvió como brazo ejecutor del otrora poderoso Movimiento Muttahida Qaumi (MQM), y cuya lista de víctimas incluye al propio padre de Hamid, Shahid.

“No se trata de hacer un boceto de Saulat Mirza”, explica Hamid, sino m√°s bien de dibujar uno “de un tipo particular de j√≥venes (…) que en los √ļltimos 30 a√Īos, m√°s o menos, esencialmente entregaron sus vidas a estas ideolog√≠as pensando que hac√≠an lo correcto”.

El objetivo no es excusar tales acciones, insiste. “Comprender las motivaciones de alguien es una herramienta positiva si has trabajado como investigador en la lucha contra el terrorismo durante mucho tiempo”, asegura Hamid.

Para Faheem Siddiqui, jefe de la oficina de Karachi del canal de televisi√≥n Geo News, “lo que ha escrito [Hamid] es ficci√≥n, pero est√° muy cerca de la realidad”.

“Como reportero de cr√≠menes, s√© lo que pas√≥ en la ciudad. Se necesita mucho valor para escribir sobre estos acontecimientos”, a√Īadi√≥ Siddiqui.

Las tramas de Hamid van m√°s all√° de sus propias p√©rdidas personales y recrean con apenas un leve velo los momentos s√≠smicos que sacudieron Karachi en los √ļltimos 30 a√Īos, desde el asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl en 2002 hasta el de Murtaza Bhutto, hermano de la que fue primera ministra Benazir Bhutto, tambi√©n asesinada.

Una ciudad peligrosa

Otrora un puerto tranquilo en la costa del mar Arábigo, Karachi se transformó con la llegada masiva de refugiados de la vecina India después de la partición en 1947, preparando el terreno para las disputas que amenazan a la metrópoli hasta el día de hoy.

A√Īos m√°s tarde, el puerto se convirti√≥ en un conducto para armas, narc√≥ticos y una nueva inundaci√≥n de refugiados de Afganist√°n, transformando la pol√≠tica y aumentando la violencia para hacer de Karachi una de las ciudades m√°s peligrosas de Asia.

“Los √ļltimos 30 a√Īos han sido una monta√Īa rusa”, explica Hamid. “Cuando no era la violencia pol√≠tico-√©tnica, era la violencia sectaria de Karachi que conduc√≠a luego al terrorismo yihadista”.

Escribir, explica, fue un alivio. “Ten√≠a muchas frustraciones por las cosas que hab√≠an sucedido en mi carrera hasta ese momento”, recuerda Hamid. “Sent√≠ la necesidad de desahogarme”.

En sus libros no hay glorificación de la policía ni se vilipendia a los adversarios, y abundan las historias de asesinatos extrajudiciales y de funcionarios corruptos.

Aunque a menudo apunta a los poderosos, ha recibido pocos golpes, admite. Pero dice que su √ļltima novela, The Fix, publicada en junio, podr√≠a causar m√°s controversia, ya que explora la corrupci√≥n en el cr√≠quet, deporte que enloquece a los paquistan√≠es.

“Para una naci√≥n de fan√°ticos del cr√≠quet y te√≥ricos de la conspiraci√≥n, extra√Īamente es un campo que nunca fue realmente explorado”, explica.

A pesar de sus rincones m√°s oscuros, Hamid ama Karachi, aunque admite que la sofocante y desbordante ciudad puede parecer un “infierno absoluto” a los forasteros.

“Puede que no sea del gusto de todos”, se encoge de hombros. “Pero como ciudad, seguir√° adelante.”

Tendencias Ahora